'Dirty Pop'

Vuelve The Stone Roses

En el documental Made of Stone se ve a Ian Brown, frontman y líder de The Stone Roses, saludando a la primera fila de mano, ahí le arranca una cámara a un fan y hace una protoselfie de él con las masas detrás, luego suena "I Wanna Be Adored". Así se resume gran parte de la historia de una banda acusada de narcisismo en sus letras en una ciudad industrializada que no les había dejado nada a los jóvenes: de ahí surgió el Madchester, con una horda de jóvenes que querían ser adorados y cuyos excesos musicales llegaron a permearse como un momento histórico.

24 de marzo de 2016: se confirma el regreso al estudio de Brown, junto a John Squire, Gary Mani Mounfield y Alan Reni Wren, Hace unos años, Brown reconocía que no tenía contacto con el guitarrista, pero confesó "nos enviamos cajas de chocolates para Navidad". Ese fue el final de la banda con Ian como solista.

Ian Brown venía de una familia muy pobre, así que recuerda que cuando firmaron su disco homónimo en 1989, lo que hizo fue cambiar en el banco los cheques y dárselos a su madre. "Ella trabajaba en una fábrica de papel en Manchester y un día, andando en bicicleta, la atropellaron. Por eso se lo di a ella para que se pudiera jubilar y dejara de trabajar", declaró el músico a Página 12.

Su regreso ahora no se parece a lo que los impulsó a seguir y a ser parte del Madchester, ya que "fueron años muy raros, estábamos todos muy locos. Fueron tiempos en donde todos los sueños se hacían realidad. Éramos los locos en el centro del universo, pero no nos dábamos cuenta. Y tenías que tener cuidado de lo que tomabas y de lo que te metías, porque los excesos sobraban", detalló.

Ian Brown o King Monkey "estuvo preso cuatro meses por haberse peleado con una azafata. Bañó de pintura las oficinas de su compañía discográfica y terminó demandado y con fans cantando en la puerta del juzgado. Repartió dinero alegremente, en carretilla, por Manchester. Hizo de las desafinadas en los shows su marca registrada.

Grabó covers de Michael Jackson en pleno juicio por abuso de menores, puso precio a cada entrevista para donar el dinero. Tuvo un pequeño papel en Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Y así", escribe Javier Aguirre.

Ellos vuelven al estudio, agarren sus cabezas que vienen dispuestos a arrancarlo todo.

@soft_reyes