'Dirty Pop'

'Life of Kanye West'

Kanye West en 2002 se rompió la mandíbula en tres partes en un accidente automovilístico, lo que no influyó en la grabación de su primer álbum, al que llamó The College Dropout, y que lanzó al mercado en 2004.

Ahí canta "Through the Wire", literalmente tras una reja de metal que apuntalaba su mandíbula.

Fue el productor de The Blueprint de Jay-Z y de muchos otros antes de colocarse en la mira del escenario. Es el hombre detrás de la roca que se convertirá en diamante.

Seis producciones después, se mantiene como una celebridad de hierro, poco mellado por la crítica hacia él.

Life of Pablo, su más reciente producción, incluye una colaboración con el triunfador en la pasada entrega de los Grammy, de Compton para el mundo, Kendrick Lamar; se suma una lista más de invitados en la que destaca Paul McCartney.

Escogido para dar cátedra en espacios universitarios, el rapero y productor ha tenido éxito, pero causado polémica.

"Soy el nuevo Warhol, el artista más influyente de nuestra generación. Soy Shakespeare en persona. Soy Picasso".

"Suena muy divertido para la gente que me compare con alguien así. En esta vida no se nos permite ni siquiera pensar que podemos llegar a hacer algo como lo que él hizo. Esa mentalidad oprime a la humanidad", declaró a El País.

Su disco, nombrado así por el filósofo Pablo Pérez, no se encuentra a la venta, ni en otros sistemas de streaming que no sean Tidal, lo cual lo ha convertido en uno de los discos más pirateados de la red.

"Hoy la música es un Titanic que se estrella contra el iceberg de Internet. Los músicos nos tenemos que posicionar como celebridades para poder ganar dinero. Se nos permite expresarnos, pero como te pases puedes acabar chocando contra un muro y te pueden quitar de en medio. Pero si tienes dinero nadie puede despedirte".

"Soy cultura. El rap es el nuevo rock and roll. Soy lo que antes eran las estrellas del rock. Y soy el más grande de todos. El número uno", aseguró. 

@soft_reyes