Al descubierto

¡El PAN de Guanajuato está que arde!

El tema de irregularidades detectadas en el PAN  de Guanajuato no es nuevo, desde la llegada de Humberto Andrade Quesada en el 2015 lo dio a conocer.  Nunca habrían registrado un caso así y  llegaron a ser ejemplo a nivel nacional.

Esta realidad tomó otro curso y comenzó atraer las miradas del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN en el 2014, cuando  detectaron que a mediados del 2013 se dejó de informar los estados financieros del partido pese a que no fue un año electoral.

La situación empeoró, lo cual ocasionó que fueran detenidas las prerrogativas; dicen que en el 2015 sonó que el CEN iba a atraer la administración del Comité Directivo Estatal por las irregularidades que según ya eran evidentes, pese a ello nadie puso un freno, todas las dejaron pasar.

A lo más que llegaron habría sido a varias llamadas de atención a quien fue el presidente del partido Gerardo Trujillo y de ahí no pasó.

“Difama q algo queda, pero el tiempo pondrá a cada uno en su justo espacio”. “Cola corta y lengua larga.... Deberías de saberlo...”, (sic) es el único mensaje que Gerardo Trujillo ha emitido de su cuenta personal de Twitter.

Quien además no saldrá a dar declaraciones. Lo que sí hará será acudir ante el partido si es requerido. En su defensa el panista quizá alegue que la actual dirigencia no atendió el tema dando respuesta cuando se les requirió y que el entonces contador del partido, Alberto Domínguez, no hizo las cosas de manera correcta, esta explicación ya la dio al actual Comité Estatal.

Pero entonces, ¿Dónde quedaron en ese momento las facultades del presidente Gerardo Trujillo, del  secretario general Jesús Correa, del tesorero Antonio Ramírez Vallejo y del presidente de la comisión de Vigilancia Víctor Rojas?

Entonces, por primera vez en ese comité se creó la figura de Secretario General Adjunto, cargo que desempeñó Carlos Chávez a quien los panistas señalan como el principal operador de Gerardo Trujillo.

Mientras que la gente cercana a Humberto Andrade alega que no informaron nada debido a que “no había ni siquiera información para documentar lo que se les requería y solo en la cuenta les dejaron 26 mil pesos”, solo les dejaron documentos carcomidos.

Otra negligencia que señalan de esa dirigencia fue cancelar las auditorías externas que les realizaban, eso ocurrió en la gestión de Fernando Torres Graciano y hoy los recursos ejercidos por Humberto Andrade son sujetos de dos auditorías externas.

La resolución de las sanciones que podrán emitirse quedará lista este año. En el CDE dicen que no meterán las manos porque es un asunto del CEN quien fincará las responsabilidades y no habrá manoteo político ¡en serio!

Por otro lado, dicen que  Gerardo Trujillo es quien está haciendo los amarres para el 2018, en la capital y comienza a moverse a otros municipios, en su plan ya habría cerrado con Alejandro Navarro para que vaya por la alcaldía y él asumir una diputación.

Ante esto, panistas que no están vinculados a un grupo y con una trayectoria en el partido exigen un castigo ejemplar a los responsables, aunque pese a la gravedad reconocen que no alcanzarán la expulsión, quizá apenas una inhabilitación.

Los panistas están olvidando que el triunfo de la gubernatura del 2012, no fue en el mejor escenario.