Sociedad sustentable

Nuevo León, tierra de migrantes

Los migrantes internos han sido pilar del desarrollo económico de Nuevo León. El arribo masivo de migrantes permitió que la economía de la entidad creciera y se desarrollara por arriba de la media nacional; de no haber ocurrido dicho fenómeno, esto no hubiera sido posible. El mercado laboral en Nuevo León es tan grande que demanda tanto mano de obra calificada como de poca calificación. Debido a ello, los migrantes han logrado una incidencia notable en diversos nichos.

El proceso migratorio ha crecido a la par de la población: desde 1960 a la fecha, los migrantes representan poco más de uno de cada cinco residentes en Nuevo León. Históricamente, la migración ha procedido en su mayoría de entidades limítrofes como San Luis Potosí, Tamaulipas, Coahuila y Zacatecas, aunque con el tiempo los lugares de origen se han diversificado. La crisis de la violencia de 2010 tuvo un efecto negativo, al desacelerar el arribo de migrantes, sobre todo entre las mujeres. No obstante, el flujo total se ha recuperado y muestra una tendencia de crecimiento.

Los indígenas son uno de los grupos más visibles y vulnerables, y con mayor crecimiento, aunque numéricamente los hablantes de lenguas indígenas representen solo el 1% de la población total. No obstante, conforman un grupo que suele subestimarse, pues al considerar la pertenencia étnica, la proporción se eleva a un nivel cercano al 10% de la población neoleonesa.

Aunque actualmente los migrantes desempeñan un papel fundamental en la transferencia de habilidades y conocimiento, también presentan una serie de vulnerabilidades que deben ser atendidas. Por lo cual, integrar a la migración en la agenda del desarrollo es esencial para garantizar que los migrantes contribuyan a alcanzar una sociedad sustentable, aunado a nuestra hospitalidad y solidaridad, para que Nuevo León se convierta en un mejor lugar para todos y todas, incluyendo a los migrantes.

DRA. MARÍA DE JESÚS ÁVILA SÁNCHEZ
sociedad.sustentable.iinso@gmail.com