La caja de pandora

¿Qué tal vamos?

La tendencia en los últimos meses ha sido criticar al presidente Enrique Peña. Por todo lo que sale mal en el país él y solamente él es culpable para un grupo que sabemos cuál es.

Es ilógico, pues cada estado tiene autonomía y queramos que no, hay muchos responsables.

No trato en ningún momento de defender a Peña, claro que esa no es mi intención, es más, no creo siquiera que en muchos de los casos su actuar tenga ni justificación ni defensa, sin embargo, se me hace muy raro que después de dos años y de que se aprobaron las reformas, vayan apareciendo cosas que ni en campaña se habían mencionado.

Es poco objetivo que no se entienda que sobre el país y sus riquezas hay más de lo que se ve, los norteamericanos siempre han estado atentos a que México no deje de ser el vecino pobre al cual puedan seguir pisando.

Ahora, más que nunca, los estadounidenses ganarían con estos escándalos y más quitando a Enrique Peña de la silla presidencial.

Ahora que el dólar casi alcanza los 15 pesos y el barril de petróleo no llega a los 40 dólares, hoy pueden con poco dinero llevarse mucho petróleo y si Peña cae, todavía sería mayor su ganancia.

Por demás esta decir que las primeras planas de los diarios internacionales y nacionales tienen un costo, la pregunta es quién lo está pagando. Analicemos qué tan importante puede ser para el Wall Street Journal el que un presidente mexicano tenga casa en Ixtapan de la Sal, cuando es más que sabido que varios mandatarios de este país han tenido enormes residencias en playas mexicanas y en países europeos.

Salta a la razón que el asunto son intereses económicos de personas a las que Enrique Peña les está pisando los callos; desafortunadamente, los mexicanos, a través de la historia, nos hemos dejado llevar por los escándalos mediáticos sin adentrarnos en el por qué de que se conozcan.

Esperemos cuánto dura esta guerra que han emprendido contra el Presidente que los mexicanos elegimos en las urnas y recapacitemos que cualquier tipo de publicidad, negativa o positiva es un enorme negocio, probablemente así entendamos que es ahora que debemos de apoyar a quien dirige los destinos de, este, nuestro México.