La caja de pandora

El colmo…

Gastan diputados un millón de dólares en carros y por lo menos recibirán 30 millones de pesos en aguinaldos; si hablamos de que son 75 diputados el promedio de gasto destinado para complacer un poco su vanidad es de 5 millones 733 mil pesos. Poca cosa para un estado que tiene más de 6 millones de pobres.

Es inaudito que esto ocurra y nadie diga nada. Es ilógico que el Órgano Superior de Fiscalización no tenga quién lo fiscalice por los excesos de los que nunca habla ni sanciona.

Sería bueno que nos explicaran por qué es necesario que los legisladores, además de su salario, dieta, fondos revolventes, casetas, gastos diversos etc. tengan derecho a "lujos" adicionales, máxime si sus iniciativas y leyes no resuelven la problemática de los mexiquenses.

Vienen elecciones, quizás en este tiempo alguno de los 75 legisladores pudiera informar qué ley promovió para su creación que haya abatido la delincuencia o mejorado los servicios que nos cobran los ayuntamientos o las condiciones laborales o el acceso a mejores salarios o algo que nos permita justificar sus excesos y querer volver a ver sus nombres en las boletas electorales.

Es más, que digan cuántas de las leyes que han propuesto no ha desechado el Tribunal Federal, porque de las últimas que hicieron a capricho y medida, la que habla de que solo las agentes de tránsito mujeres pudieran aplicar multas ya la desechó y quedará sin validez.

Hasta que no precisen qué han hecho por los ciudadanos que pagamos con nuestros impuestos sus inflados salarios, el rechazo generalizado hacia ellos continuará y cada vez será peor.

Sin embargo, hemos permitido que las cosas sean así, pues muchos de estos señores brincarán a una presidencia municipal o una diputación federal y, en el peor de los casos, a un puesto dentro del gobierno.

No importa que las cosas trascendentales, como el cuidado a los recursos que si no se protegen, provocará un caos; el agua es uno de ellos, más del 87 por ciento de los cuerpos del vital líquido que existen en la entidad están contaminados y de cada 10 plantas de tratamiento que hay solo funciona una y la excusa es que los municipios deben de sostenerlas y ahí dicen que no les alcanza para eso y entonces hoy el 90 por ciento de estas plantas no sirven.

Se talan casi 60 mil árboles anualmente, ya sea para abrir carreteras o crear fraccionamientos urbanos o instalar postes de luz etc. Dicen que por cada árbol que cortan siembran 10; sin embargo, está comprobado que solo tres de cada 100 árboles llegan a ser adultos.

Más de 50 por ciento de los asentamientos humanos son irregulares, lo que significa que no pagan impuestos como el de predial y agua y en muchos casos tampoco luz, pero sí ocupan y gozan de estos servicios que, como no están planeados, hacen que colapsen y vemos como se inundan las calles porque el espesor de los tubos del drenaje no alcanza. Vemos como se queman los aparatos electrodomésticos. Y los ejemplos siguen.