La caja de pandora

¿Turismo?

Es interesante ver el esfuerzo que realiza la secretaria de Turismo Rosalinda Benítez González por incrementar los lugares turísticos en el Estado de México.

Lástima que no viaje por tierra ya que, si lo hiciera, se daría cuenta de las condiciones en que se encuentran las entradas a los municipios que promociona como sucede, entre otros territorios, con el de Lerma.

Hace unos días Rosalinda Benítez destacó algunos de los atractivos turísticos de este municipio y aseguró que vale la pena visitar ciertos sitios como las lagunas de Chignahuapan, la estación del Tren del siglo XIX, la Parroquia de Santa Clara de Asís y el Templo de San Lorenzo Huitzizilapan, edificios que datan del siglo XVI, así como la ex hacienda de San Nicolás Peralta.

Sin lugar a dudas esos sitios pueden ser interesantes pero, lamentablemente, llegar a ellos se convierte en una odisea que les resta la belleza que pudieran tener.

Claro está que doña Rosalinda no tiene ingerencia en la Secretaría de Comunicaciones, quien debería ser el área encargada de que las carreteras, hacia los lugares de interés de la entidad, se encuentren en buen estado cosa que, como ya hemos notado, no sucede; sin embargo, la secretaria Benítez González ni cuenta se da, porque su modo de transportación solamente es aéreo, luego entonces, ni siquiera puede hacer una recomendación para que los caminos de acceso a los sitios turísticos se arreglen.

Las intenciones son buenas, quizás el trabajo que realice la Secretaría de Turismo sea mucho pero, lamentablemente el ser la lady flay no beneficia en nada a la imagen que el gobernador Eruviel Ávila quiere que los turistas tengan de la entidad que dirige.

Flaco favor le hacen al primer mandatario sus colaboradores promocionando lugares inaccesibles y peor aún si hablamos de que la difusión de estos sitios la hacen a nivel nacional.