La caja de pandora

Toluca abona a la ilegalidad

En la capital mexiquense la policía de tránsito abona a la ilegalidad, ¿cómo? Pues en esta ciudad usted puede circular y hasta chocar sin licencia y ¡no pasa nada!

Me explico, el día martes le pegaron al auto de una sobrina. El señor que le dio el golpe, en la calle 5 de mayo, fue detenido por los oficiales de tránsito para que resarciera el daño causado; sin embargo, él se negó a pagar, por lo cual nos trasladamos a la Oficialía Calificadora en Hechos de Tránsito, en donde tras una plática con la juez Mahelet Ruth Gutiérrez Flores, se determinó que cada quien asumiera los gastos de su golpe; hasta ahí la justicia conciliatoria había "hecho su parte".

Alejandro Martín Escalona, el señor que conducía el otro vehículo no traía licencia, a lo cual pedí que se le levantara la multa correspondiente, que según me informaron era de mil 200 pesos. Pero nada, esto no fue posible, en total impunidad el señor Alejandro le dijo a la juez, que eso no estaba en sus funciones y que si lo hacía sería abuso de autoridad. Sí, como lo lee ¡abuso de autoridad!

Resulta que para cada suceso debe haber un oficial que le aplique una multa. Si choca, solamente los de vialidad pueden detenerle; si roba solo los policías de seguridad pública y si no trae licencia solo los de tránsito, pero que no había una sola mujer que atendiera el caso en el lugar de los hechos y solo ellas pueden infraccionar.

Qué tal, así que si usted es un delincuente pierda cuidado y sígalo haciendo que mientras no estén los indicados nada le pasará, como en el caso del señor Escalona González, que chocó y salió riéndose de la "autoridad" porque como no "eran los indicados" pues nada le pasó por no traer licencia ni tarjeta de circulación.

Es aquí cuando me pregunto de qué sirve ser un ciudadano que cumple con las leyes, si éstas se pueden pasar por alto y no hay sanción para quien trasgrede.

Es tremenda la impotencia ante un gobierno que en vez de hacer justicia a quienes lo mantenemos con nuestros impuestos nos desampara totalmente con este tipo de cosas, no tengo idea quién o quiénes habrán diseñado que la justicia operara así en Toluca, pero de lo que si estoy segura es que lo hicieron desde la comodidad y la impunidad que les otorga el puesto que ocupan y los guaruras que los protegen.

Sus reglas y estupideces no las viven, por eso les parecen geniales.

Dice mi abuela que no hay que desearle mal a nadie, y creo en ello, pero esta vez de todo corazón le pido a Dios que en su justicia la cual sí es real, vivan ellos y sus hijos las consecuencias de su visión tartufa, anodina y pueril.