La caja de pandora

Especulemos…

La presidencia de la República envió su informe a la Cámara de Diputados en el que reporta que la deuda bruta del sector público federal se incrementó en el transcurso de 2013 en 2 billones 372 mil millones de pesos.

Esa notable cifra, sumada al endeudamiento ya existente (6 billones 260 mil millones), alcanzó a diciembre pasado un total de 8 billones 633 mil millones de pesos.

Estamos hablando de más de un 30 por ciento de incremento de la deuda en tan solo un año, inaudito pero real: una deuda histórica se incrementa explosivamente. No cabe duda regresó el PRI, calladitos, sin hacer alarde, nuevamente se están llevando hasta la cubeta.

Antes de la elección presidencial circuló en redes sociales un correo en el que exponían detalladamente cuánto se había devaluado el peso frente al dólar en los sexenios priistas en comparación con los sexenios panistas. Me impactó y, aunque me tocó vivir varias crisis económicas entre ellas la de 1994, no hice mucho caso.

Bien decía mi padre que los mexicanos no tenemos mala memoria sino memoria secuestrable y en ese momento yo tenía en mente la guerra contra el narco y, como miles de mexicanos, no puse atención a las advertencias.

Hoy, a casi dos años de que el PRI regresó a Los Pinos, se repite la tradición de endeudamiento, mentiras, robo, estafas y, aunque no se habla de la guerra en contra del narco, la inseguridad sigue a tope. La diferencia es que, como buenos priistas que son los que están en el poder, han sabido controlar la información y, hoy, ya no se habla de eso.

El Informe de la Gestión de la Cuenta Pública 2013, enviado por el Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados, refiere que el mayor incremento de la deuda se registró en el rubro de documentos por pagar a largo plazo, con casi un billón 866 mil millones de pesos.

Especulemos un poco: así como señalamos algunos de los muchos defectos que tienen algunos priistas, justo es que se les reconozca su gran capacidad de negociación. Más de dos presidentes de nuestra nación jamás lograron la homogeneidad para que los Congresos les aprobaran las reformas propuestas.

El PRI ya nos endeudó nuevamente con varios billones de pesos, pero qué tal que por esta vez, y solo esta vez, no se lo robaron; qué tal que lo utilizaron para la aprobación de las Reformas que precisamente se dieron el año pasado, ¿será? Probablemente sí.

Si las especulaciones planteadas son ciertas, no hay partido ni dentro ni fuera del Poder que nos garantice un gobierno sano.