La caja de pandora

Coincidencia…

El miércoles 19 de febrero de 2014, ocurrió en Toluca, la ciudad capital del Estado de México, la Cumbre de Líderes, hecho y histórico ya que jamás un presidente de los Estados Unidos de Norte América o un primer ministro de Canadá, habían pisado suelo mexiquense. Ni cuando Adolfo López Mateos -oriundo de la entidad – ocupó la silla presidencial.

Las suposiciones y cuestionamientos en torno a los verdaderos intereses de Barack Obama y de Stephen Harper, surgieron de inmediato.

Muchos dudaron de los motivos planteados en la Cumbre, las especulaciones alcanzaron niveles de que no era necesaria una reunión de 8 horas para negociar los energéticos -a los cuales las empresas extranjeras podrán acceder tras la reforma aprobada- pues en privado solo serían 10 minutos, entre el Presidente Enrique Peña Nieto y Obama.

Para otros fue el que el hombre más poderoso del mundo respalda el posicionamiento de Enrique Peña, hoy el Presidente tiene la seguridad de que cuando realice los cambios de su gabinete en octubre, no habrá grupo político que pueda pensar en las complacencias estadounidenses para hacerle frente al grupo Atlacomulco.

Desde el eje de Salinas, hasta el de Osorio Chong hoy tienen muy claro que el poder se encuentra en el centro del Estado de México, no en la zona Oriente ni en ningún otro federado.

Sin embargo, es interesante que tres días después de este encuentro cae el "Chapo Guzmán" quien se había convertido en un delincuente emblemático.

Lo mismo aparecía en Forbes, con una fortuna de mil millones de dólares, que la ciudad de Chicago lo declaraba "Enemigo Público Número Uno". Pero además, la fuga de El Chapo en 2001, primer año de la alternancia, y el hecho de que no fue capturado ni por Fox ni por Calderón, le añade una dimensión política.

Su detención se efectúa en el segundo año del regreso del PRI a Los Pinos. Para Peña Nieto, esto representa un plus adicional. Porque durante la campaña por la presidencia de la República se rumoraba, particularmente en círculos estadounidenses, que el PRI pactaría con el crimen organizado.

Así que quizás solamente sea una coincidencia el que hayan atrapado a Guzmán Loera y no una orden cumplida ¿quién lo sabrá?