La caja de pandora

Cierran la Torre Eiffel

Resulta que el gobierno francés, con 3.5 millones de desempleados y una crisis de deuda, propuso una ley de austeridad, denominada la "Ley Macron".

Lo curioso de ésta es que las reducciones no son hacia los salarios o prestaciones de los burócratas como pasa en nuestro país, y más específicamente en nuestro estado, sino que la propuesta es hacia la reducción del peaje.

Decenas de miles de personas marchan contra las medidas de austeridad implementadas por el gobierno francés, una iniciativa que se replicó en otras de las principales ciudades del país.

Fue tal la indignación que la Torre Eiffel fue cerrada el jueves.

El incremento salarial y la disminución del tiempo laboral son algunas de las demandas de los movilizados, convocados por los principales sindicatos de la nación.

Participantes en la marcha dijeron que demandan al gobierno mejores condiciones de trabajo, la adopción de medidas frente a la precariedad laboral y la urgencia de generar más puestos. También protestan contra la denominada Ley sobre la Actividad y el Crecimiento, más conocida como Ley Macron, en referencia al apellido del ministro de Economía, Emmanuel Macro.

El capítulo más polémico es el relativo a la apertura de comercios en domingo, hoy limitada a cinco al año bajo permiso del ayuntamiento correspondiente. Macron los amplía a 12 y autoriza al gobierno a crear más "zonas turísticas internacionales" -en París hay ahora siete- en las que los comercios podrán abrir los siete días de la semana y hasta medianoche.

Los sindicatos se oponen con el argumento de que perjudica a los trabajadores y al pequeño comercio. Macron les respondió que la norma obliga a compensar económicamente a los empleados que trabajen en domingo, algo que no ocurre ahora.

La patronal, por el contrario, está satisfecha. Cree que podrá crear más de 40 mil empleos. Mil solo en Galerías Lafayette, en París, la ciudad a la que anualmente llegan 30 millones de turistas, que no dejan de comprar en fines de semana. Lafayette calcula que aumentará 7 por ciento su cifra anual de negocios, de unos mil 700 millones.

Los empresarios, sin embargo, perciben con recelo la norma que prevé una reducción de las tarifas en las autopistas. La española Abertis, uno de los tres gigantes en el sector, resulta especialmente afectada.

En todos lados se cuecen habas diría mi abuela, ¿por qué aquí en México no apreciamos las muchas ventajas que tenemos y nos fijamos más en las cosas buenas?