Negocios en Movimiento

La cultura del menjurje

Te sientes mal, Felipe? ¡No, hombre! Come maíz, vas a ver que así la sangre se enriquece en nutrientes y te hará los huesos más fuertes. No, comadrita, úntese un poco de “aloe vera” para que se le quiten esas ronchitas.

¿Tu digestión es lenta, Javier? Toma todos los días una cucharadita de anís y te compones.

¿Tienes resfriado, tos y gripa? Porque no has tomado el té de “pino”, además te curará el reumatismo. ¡Te sentirás mejor, te lo aseguro!..  

Y al final los menjurjes curarán realmente a pocos, otros sentirán que fue la maravilla, pero realmente no padecían de nada, y otros tantos empeorarán su salud.

Y en los negocios, ¿qué sucede? -“Guillermo, increméntale el sueldo a Rodrigo, es muy trabajador”.

-“Pero jefe… él ¡siempre llega tarde!”-“Sí, porque jugamos tenis temprano”. 

-“Carlos, contrata otra vendedora para la zona B, presiento que si lo hacemos se incrementarán las ventas de inmediato.

Este trabajador Hector, creo que no es muy bueno en lo que hace, pues es muy serio y poco amigable, ¿no es así Ricardo?”

 -“Jefe, es el mejor en su área”.

-“No, tú estás mal.

¡Liquídalo la próxima quincena! Ah, y contrata a Rocío, sí, la hija de mi compadre”. 

-“Soraya, este consultor es muy caro para hacer las descripciones de puestos, por favor contrata a esos chicos que deseen hacer sus prácticas profesionales para que las elaboren, no nos cuesta y ahorraremos mucho dinero”.

-“Hagamos la publicidad de primavera, Jaime”.

-“Sí, señor; le presentaré a un excelente despacho para que venga a hacernos una propuesta”.

-“¿Qué te pasa? Esta la haré yo como en todas las ocasiones, no tires el dinero que no tenemos a raíz de las ventas tan bajas”. 

-“¿Que compremos equipo de seguridad para el personal? No, el que quiera laborar aquí que traiga el suyo propio.

¿Qué es eso de contratar servicios de capacitación especializada? ¡No! Pueden hacerlo ustedes mismos, ¿son los expertos, no? Para eso les pago”.

-“No se apuren, mis gerentes, ustedes mismos harán el manual de procedimientos que tanta falta nos hace, pero aquí no se gasta ni un quinto en contratar a alguien que facilite este proceso.

 -“A ver, Prudencio, vamos a hacer el tabulador de sueldos; ¿cuánto te gusta que le pongamos para este, aquel y el otro puesto?”Qué MENJURJE ES ESTE, ¿NO? Si continuamos en este canal, pues es hora de cambiar, porque así... ¡no se curarán... nunca!