Negocios en Movimiento

Grillos

Estos son unos animalitos muy simpáticos, con su sonido peculiar ¡Cricket, cricket!, se alborotan todo el grupo al unísono y hasta nos cantan bellas serenatas nocturnas.

¡Son muy agradables!Pero en los negocios son muy criticados, y… ¿Por qué?, simplemente porque en ocasiones hacen mucho ruido, y pueden perjudicar procesos de interés colectivo, como; cambios que favorezcan a la organización, la innovación que implica la adopción de un nuevo paradigma, la implementación de nueva tecnología y hasta el no solidarizarse con su empresa “en tiempos de crisis”, así como adaptarse a un nuevo tipo de liderazgo o no estar conforme con su compañía en la toma de decisiones, si ven afectados sus intereses.

Este tipo de “grillos”, no apoyan mucho al negocio, y tienen que tomar una decisión, si cambiar de manera proactiva y apoyar a la empresa en donde trabaja, o definitivamente buscar otra oportunidad de empleo que cumpla sus expectativas, o bien perder su trabajo de manera involuntaria, pues son muy dañinos para cualquier ambiente de trabajo que desee ser bueno.

Pero también los “grillos” pueden ser positivos. ¡Aunque usted no lo crea! Imaginemos que un grillito salta y hace que los otros lo sigan a crecer y a ocupar puestos más elevados en la organización, que originen en sus compañeros la eficacia en sus tareas, la productividad, la buena cuidad y la constancia y la disciplina en su vida laboral, o bien de que el que canta más fuerte sea un  buen líder, que con su ejemplo, origine que las cosas sean de una manera positiva en los demás, y que le encante el trabajo en equipo, la creatividad, y el buen comportamiento y conducta, y permee los valores que su empresa tiene, en su cultura organizacional  hacia dentro y en su entorno, consolidándola.

Estos “grillos” definitivamente son buenos, ejemplares, y se les debe de aprovechar, identificándolos para integrarlos a las estrategias y tácticas de la organización, ¡son claves para alcanzar lo que se desee!Entonces no pensemos siempre de manera peyorativa, asegurando que son malos y/u solo molestan a cualquier negocio, pobres  animalitos que no tienen la culpa, que acaso Walt Disney y Cri Cri, nos los presentaron ¿en sus películas y canciones?, como mágicos, románticos y maestros de las grandes enseñanzas. Criket, criket, cricket.