Negocios en Movimiento

Castañuelas 2/2

Una vez que Rodrigo el jefe de Joselito le regaló el par de castañuelas para que trabajara al ritmo de las mismas tocándolas, y todos en la oficina se percataran de su sorprendente cambio de actitud, comenzaron a ir las cosas bien con él, pues inició a llegar antes de la entrada, a responder los correos solo de su trabajo, evitó navegar en las redes sociales, a casi no ir a la cafetería o encerrarse en las oficinas de otros para charlar con sus compañeros y a dar prioridad a sus responsabilidades, cumplir con sus tareas celosamente al 100% y a lograr metas que para cualquier serian grandes retos; en fin, Joselito se convirtió en un ejecutivo verdaderamente eficiente y productivo, para todos, un ejemplo.

Pero desafortunadamente el gusto para Rodrigo su jefe no duró mucho, solo unos cuantos meses, y Joselito volvió poco a poco a regresar a sus viejos hábitos. ¡Sí! Aquellos en los que la gente adopta y se siente a gusto en habitarlos, porque le traen muchos beneficios, como la comodidad y el confort, para poder llevar una vida sin tantas obligaciones a cambio de que la empresa en donde trabaja le esté remunerando muy bien, ¡al fin que nadie le dice nada! Aunque en este caso Rodrigo sí actuó, tarde pero lo hizo en la primera ocasión.

Joselito volvió a ser el mismo de siempre: comenzó a llegar tarde de nuevo y obviamente regreso a sus adoradas redes sociales, pero ahora se presentó un fenómeno que es común que ocurra en estos casos. Sus colaboradores comenzaron a imitar a Joselito, y también algunos de su colegas gerentes, y en otras áreas empezaron a surgir “otros Joselito”, inclusive “aumentados”. La situación se puso cada día más crítica, porque el personal empezó a no respetar los horarios de entrada, ni de salida, el uso de los teléfonos celulares se desquició, reflejándose en el costo, ¡claro esta! El uso indiscriminado del internet y de las redes sociales invadió el “ancho de banda”, haciendo muy lenta la trasmisión de la información. ¡Todo fue mal, gracias a la pandemia llamada Joselito, pues contaminó a muchos!

Rodrigo tomó la decisión de despedir a Joselito por su mal y deficiente comportamiento, y las cosas comenzaron a mejorar, pues a  los demás Joselitos les dio pánico que les sucediera lo mismo, al final fue un mal ejemplo.

Después de andar buscando trabajo durante más de un año, Joselito lo encontró, pero dos niveles debajo de lo que tenía y con menos de la mitad del sueldo que percibía.

Esperamos que haya aprendido la lección y use las castañuelas.