Negocios en Movimiento

Carrusel de colores

Arriba y abajo, arriba y…! Qué divertido es este juego mecánico cuando se es niño, pues la sensación de estar arriba montado en un elefante es maravillosa, y luego cuando baja aunque sea en un burro, se siente que el estómago se sale.

Pero, sin duda cuando se está arriba se percibe mejor lo que pasa abajo, y nadie quisiera bajar, ¿no lo es así? “El carrusel de las empresas, sobre todo en algunas que es un poco loco”.

Pues existen algunas que suben y suben como la espuma, porque trajeron al mercado algún producto y/o servicio novedoso, digamos, como un restaurante, o bien un hotel, o qué sé yo, una pizzería o una estación de gasolina.

O mejor aún, “esos ricos taquitos o hot dogs” que están siendo un éxito en aquella esquina perdida, pero ¡ah, y cómo están haciendo dinero!

Pero de repente, ¿qué pasó? Los clientes que amaban a estos negocios se fueron a otros nuevos, simplemente traicionaron a su proveedor que tanto los consentía, y el animalito en el que iban montados los propietarios descendió de las alturas.

¿Por qué sucedió? Analicémoslo bajo la herramienta del “arcoiris”:

• El azul: negocio bien ubicado, que tiene una visión y una misión clara, estructurado y capital suficiente para impulsarlo, lo último en tecnología y conocen bien la empresa, y saben a dónde quieren llegar.

• El verde: cuenta con todo lo anterior, pero sus patrones no tienen la pasión necesaria.

• El amarillo: no solo les falta la pasión, no conocen los productos y servicios que están vendiendo.

• El naranja: no cuentan con una estructura organizacional, conocen poco el producto y/o servicio; pero confían en que podrán sacar el negocio adelante, les gusta jugar no solo al “carrusel loco, sino también a la ruleta rusa”, tienen dinero para soportar la primer crisis.

• El café: tiene los recursos, pero no conocen el negocio, simplemente lo abrieron para ver si se hacen ricos como el amigo del amigo que le está yendo muy bien en su empresa, les gusta experimentar.

• El gris Oxford: no saben ni qué quieren pero se endeudaron con la banca, para establecer un negocio que no conocen, porque toda la vida fueron empleados.

• El negro: abrieron y cerraron en una semana.

¡Hay que buscar la mejora continua, estar siempre arriba y de color azul!