Último Round

El problema es el Estado no las autodefensas

El verdadero problema no es la violencia, las armas, los muertos…; no es el narcotráfico, el consumo, el secuestro, la extorsión…; el gran problema es el Estado. Ahí radica el conflicto.

Lo que hace y deja de hacer el conjunto de los órganos del gobierno, al menos desde el punto de vista político y económico, constituye el origen de los malestares padecidos por el pueblo.

Por ello, es preocupante que, en el caso de Michoacán, las autodefensas “se institucionalicen”. En otras palabras, que se pasen al bando del Estado. Inquieta que aquellos que han entendido, señalado y actuado frente al fracaso del gobierno ahora pacten con este.

Hay pocos motivos para confiar en las autoridades. El Estado fallido es producto de la suma de decisiones conscientes de la autoridad en cualquiera de sus ámbitos. El fracaso del gobierno se encuentra lejos de ser consecuencia de una serie de buenas intenciones y malos resultados. De hecho, uno de los mayores engaños de la política es precisamente creer que el gobierno ha tenido la voluntad de terminar, por ejemplo, con la pobreza solo que la estrategia le ha fallado (como si mereciera todas las oportunidades).

La voluntad de quien representa al Estado es otra: el Diputado Local quiere convertirse en Alcalde; el Alcalde en Diputado Federal; el Diputado Federal en Gobernador; el Gobernador en Secretario; el Secretario en Presidente… mientras se enriquece en el proceso.

El juego del Estado consiste en tomar el riesgo de mover las piezas a favor de sus patrocinadores en la espera de que el pueblo no haga mucho alboroto. El ejemplo más claro es el de la Reforma Energética.

Por eso, preocupa que las autodefensas pacten con el Estado, sobre todo si estas ya han logrado una dinámica de representatividad que el gobierno jamás ha tenido. Está el caso de Cherán pueblo purépecha cuyo levantamiento del 15 de abril de 2011 fue reconocido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Desde entonces, la comunidad michoacana funciona sin policías ni alcalde ni siquiera partidos políticos. Los ciudadanos están organizados en fogatas donde, como en la obra de José Saramago Ensayo sobre la lucidez, aprendieron a construir, por ellos mismos, una verdadera democracia, en su sentido etimológico.

Parece que el proceso de institucionalización de las autodefensas impide que exista otro Cherán. Ojalá no.

@sergomezv