Último Round

A festejar la derrota contra Tecos

A Hectorlión, en su cumpleaños


Cuando caes en la cuenta de que estás mucho más cerca de 2025 que aquel apocalíptico año 2000, la realidad te cae encima como #IceBucketChallenge.De hecho, los años se hacen más pesados cuando te das cuenta que eso del #IceBucketChallenge está pasadísimo de moda. Lo de hoy, lo de hoy, la neta, quién sabe que sea.Así es el mundo en 2015: el futuro pasa como pedo de indio.Por cierto, qué patético es enterarse que eso de usar la frase “como pedo de indio” es tan de 1993, tan de mi madre, que podría ser abuela pero no le he dado el disgusto.Qué patético es enterarse que hace 20 años fuiste al cine a ver Toy Story y te sentías grande para ver esa película de niñitos. Pero igual juraste jamás dejar de jugar con tus G.I. Joe porque, según Woody y Buzz, los juguetes también tienen su corazoncito.Qué patético, a todo esto, es escribir estas cosas y sentir lástima por los juguetes condenados a la bodega recién inaugurada. Abandonados en esa bodega, sí, la que construyó papá cuando dejó de pagar colegiaturas. Las colegiaturas de la universidad. Porque todavía en universidad seguiste como burócrata: mamando de la chichi paterna.Terminaste universidad hace ya varios años. Ya hasta das clase ahí, no te hagas.El mundo ha cambiado.Con menos de treinta años uno se siente joven, un chavito. A pesar de las veintitantas canas en la barba hipster y el uso tardío de gafas, que poco tienen qué ver con la moda hipster, por cierto. Uno se siente chavo hasta que los niños te dicen señor. Señor. Se siente uno un mozo hasta que te da más hueva ir al antro que escribir una columna para el periódico donde trabajas.Sí, dije mozo, una palabra que ningún joven diría. Si los niños, esas crueles criaturillas que sueñas concebir, te llaman señor, es porque eres un viejo. Te cansaste de repetir que los niños siempre dicen la verdad. Te cansaste de decirlo porque te sentías más allá que acá. Pero no. Ahora estás de este lado, de lado de los señores porque así te dicen esos mocosos, Señor. Y ni modo de decirles que eres un señorito. No, señor.Como te vas a sentir joven si festejaste la derrota de Santos contra Tecos en abril de 1994. Era el subcampeonato. El primer subcampeonato. En ese entonces el Tecos no era tan malo. El mundo ha cambiado aunque todavía gobernaba el PRI.


Sergio Gómez/@sergomezv