Último Round

Como los cangrejos

Vivimos el fin de una era; el inicio de otra. Estos años corresponden a una etapa de transición entre las respuestas agotadas de la modernidad y la formulación de preguntas alternativas. La nueva era constituye la madrugada de un tiempo que le sucede a la Edad Moderna, o bien, a la Edad Contemporánea, como algunos han nombrado a la agonía de la modernidad.Posmodernidad, así le llamamos aunque resulta impreciso nombrar algo que apenas conocemos; posmodernidad, aunque luego le pondremos otra etiqueta, una vez que sepamos de qué va la cosa.“Las épocas de transición resultan difíciles de caracterizar, e incluso de nombrar. Son épocas medio ciegas y medio invisibles, en la medida en que representan una transición entre lo viejo y familiar, por un lado, y lo nuevo y extraño, por otro” describe el académico Boaventura de Sousa Santos.El crecimiento de la brecha entre ricos y pobres, las nuevas formas de esclavismo, el fracaso de las llamadas democracias, los ciclos cada vez más breves de las crisis son algunos de los signos más notorios de la obsolescencia del paradigma moderno.Hay que pensar en soluciones completamente nuevas que pugnen por la emancipación exitosa del individuo y de los grupos sociales. Cabe mencionar que “concebido como un modo de producción, el socialismo marxista es parte de la modernidad tanto como el capitalismo” según De Sousa. Desde el punto de vista de George Orwell, en su fábula Rebelión en la Granja, el socialismo es el capitalismo de Estado, la dictadura de cerdos vestidos de humanos.Esta transición no es más que la confirmación de que desde hace años estamos en un nuevo milenio “es que los siglos no son los que están marcados en los calendarios, sino los grandes pasos sin simetría de la eterna creación del mundo” según el biógrafo Manuel Villegas López. Es que estamos dando un gran paso. Es que resulta inevitable.¡El problema es que mientras se supone que avanzamos tenemos la vista hacia atrás, como estatuas de sal en Gomorra. No se pueden resolver los problemas del capitalismo con más capitalismo. No. Debe haber alternativas.El Fondo Monetario Internacional es símbolo del paradigma agónico. Las reformas que la cúpula del poder lleva a cabo en México, obedeciendo al organismo, han fracasado en otras latitudes, en otro tiempo. No son más que la repetición de medidas que han demostrado que las crisis se pueden agravar.Como los cangrejos, así entramos a esta nueva era, caminando hacia atrás, tal cual decía una maestra.


Sergio Gómez/@sergomezv