Último Round

Pastorela cívica con cortinas de humo

El escenario luce desolado; ha sido vaciado como las arcas en Veracruz y en Chihuahua y en Quintana Roo y en Durango y en Oaxaca y… La luz está más desgastada que la imagen del presidente. Un par de PASTORES arrastra los pies como Papa al final de su pontificado.

 

PASTOR 1: A todo esto ¿qué andamos buscando? Porque yo ya ni me acuerdo.

PASTOR 2: Yo menos, con tanto argüende por los XV de Rubí se me fue la onda. ¿No andábamos viendo adónde era el lugar de la fiesta?

PASTOR 1: No, no era eso.

PASTOR 2: ¡Ya sé! Era algo del Chapo Guzmán ¿no? A mi Kate del Castillo ¿o tampoco?

 

Se hace un silencio largo. Los dos ven al horizonte, como tratándose de acordar. En eso, aparece un ÁNGEL con finta de cantautor de esos de lugares de ambiente donde todo es diferente.

 

ÁNGEL: Pero qué necesidad, ah, hay de que se distraigan. Para qué tanto problema, ah, han tenido en encontrar el portal de Belén así sin penas, uh uh.

PASTOR 1: ¡Eso era! ¡Estábamos buscando el portal de Belén!

PASTOR 2: ¡Bien hecho, ÁNGEL Juan Gabriel! Has venido a refrescarnos la memoria.

ÀNGEL: Nomás, inocentes pobres amigos, no salgan con que se les olvido otra vez el camino, se los pido por favor. No vale la pena desviarse. No vale la pena. Si ven a gente que quiere obstaculizar su andar, díganles simplemente: No discutamos.

 

El escenario se oscurece por completo. Se enciende una luz roja y aparece un DIABLO.

 

PASTOR 1: Ah, caray. Yo pensaba que el DIABLO se iba a parecer más a Donald Trump pero ahora que lo veo a usted y que lo pienso mejor, el DIABLO debe lucir más como funcionario mexicano.

DIABLO: Pero ¿qué dices? Aquí no hay demonios; solo gente que quiere mover a México.

PASTOR 2: ¿Mover a México? En efecto, vámonos moviendo de aquí PASTOR 1.

PASTOR 1: Tiene razón PASTOR 2; el ÁNGEL ya nos había advertido. Vámonos.

 

Se van cantando un villancico.

 


Sergio Gómez Villarreal/@sergomezv