Último Round

El Ejército y las mentiras de la escuela

Hemos aprendido un montón de mentiras en la escuela: que la materia tiene tres estados; que los seres humanos contamos con cinco sentidos; que en el sistema solar hay nueve planetas. Falso.Falso como aquella cosa que memorizamos en preparatoria, o quizá antes: si queríamos palomita en el examen cuando nos preguntaran cuántos poderes hay, debíamos contestar que tres.

Porque así venía en el libro. Porque así nos dijo la maestra. Porque son tres poderes.

Porque está el Ejecutivo, el Legislativo y está el Judicial. A poco no. A un tal Montesquieu así se le había ocurrido.

Dijo: esos tres, no más.Entonces, uno, orgulloso, colgaba el examen en el refrigerador de la casa. Para que la mamá cuervo, el papá de los pollitos, los hermanos envidiosos, la vecina metiche y los abuelos dadivosos vieran la respuesta palomeada.

Erróneamente palomeada.El tiempo y los libros serían los encargados de convertir aquel nicho llamado refrigerador en un muro de la vergüenza. Porque no son tres poderes. No. Porque son cuatro. Bueno, ni siquiera son cuatro porque Poder solo hay uno.

Así como hay un solo Dios y, en este mundo en el que vivimos, el Poder y el Dios único son el mismo: el Dinero. Dice aquel rap magistral: el Dinero es Dinero, aprende algo, Dinero.Lo que debimos aprender es que en lugar de poderes, lo correcto es llamarles funciones del Aparato de Estado.

En efecto, son cuatro funciones, al servicio del Dinero: Ejecutiva, Legislativa, Judicial y Militar.

Cuando en algunos países hay golpes de Estado, es decir, cuando los militares derrocan al presidente o a los jueces o a los diputados, quiere decir que la función militar se impone a las otras.Aquí hago un paréntesis (cuando la gente dice que los medios de comunicación son “el cuarto poder” se refieren a uno de los conocidos como “poderes fácticos”.

Estos “poderes”, así, entre comillas, son los que están fuera del Aparato de Estado: los mentados medios, la iglesia, sindicatos…).

Cierro el paréntesis.

Les cuento todo esto para poderles explicar de bien a bien cómo es que en México, ante las crisis –económica, política, social y de seguridad- han fallado los mentados “tres poderes” o las tres funciones más conocidas. Prueba de ello es que el Ejército está en las calles.Y aun así hay narcobloqueos.


Sergio Gómez/@sergomezv