Último Round

Cherán: la vuelta al hogar

La palabra hogar tiene su origen en el término latino focus que significa fuego. En el libro Nuevos salvajismos: La perversión civilizada (Conaculta, Cecut 2005), Diego José expone que, de acuerdo a algunos antropólogos, la domesticación del fuego supone el inicio de lo que nos hemos empeñado en llamar civilización.

En torno al fuego: “la familia o el grupo se reunía para escuchar los relatos míticos, para organizar las jornadas, para integrarse como sociedad: el fuego entendido como iniciación social y como principio del relato histórico que narra el origen, la conformación y la evolución de la cultura”.

Los hogares están desapareciendo; los negocios de comida rápida los sustituyen. A pesar de ello, tendrán que transcurrir miles de años para que la humanidad vea la extinción de aquella costumbre ancestral de reunirse alrededor de la hoguera: en la Sierra de Durango, región que desde hace decenios atestigua la siembra y el trasiego de drogas, cada noche, los pobladores charlan en círculo, de espaldas a la fogata. El fuego los convoca.

A cientos de kilómetros hacia el sureste, en Cherán pasa lo mismo. La historia de esta comunidad purépecha llegó a los medios cuando sus habitantes decidieron deshacerse de las autoridades, de sus policías, de los partidos políticos y de los narcos. El levantamiento que inició el 15 de abril de 2011 logró que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación reconociera la madurez del pueblo michoacano para regirse por sí solo.

Radio Nederland intitula así una de sus notas: Mientras Michoacán se derrumba, Cherán se reconstruye. En el reportaje multimedia, Gloria Fabián, una de las integrantes del Consejo Mayor del Gobierno Comunal, explica cómo la organización del pueblo en fogatas ha despertado el interés en el prójimo: “que aquella está enferma. Vamos a ver. ¡Y vamos! Que va a haber un cumpleaños. Y ahí vamos con los chiquillos. Porque hasta los niños se unieron”.

En la obra Sobre el fuego, del dramaturgo saltillense Jesús de León, este es el grito de un personaje: “A mí me enseñaron que la lumbre todo lo purifica”. En Barricadas de Cherán, canto de Salvador Díaz, se escucha: “alumbra ya la lumbrada / en esta noche sombría / los rostros en barricada / los nervios en rebeldía”. Podemos encender de nueva cuenta la hoguera y volver al hogar. Como en Cherán.

 Sergio Gómez/@sergomezv