Voces Ibero

Haciendo un asesino

La empresa Netflix no sólo ha cambiado el modo en el que vemos televisión, también se ha planteado abordar temáticas con una óptica distinta. Es el caso de la serie documental que se estrenó el pasado 18 de diciembre y que ha causado ya una serie de reacciones en los Estados Unidos.

Se trata de “Haciendo un asesino” (Making a murderer), realizado por Laura Ricciardi y Moira Demos, las que después de una década de trabajo, lograron resumir más de 700 horas de grabación en diez capítulos de una hora. A pesar de ser un documental, ha logrado tener las mejores valoraciones en  sitios especializados.

La historia muestra30 años de la vida de Steven Avery y los dos juicios a los que se vio sometido,los diferentes momentos de las pesquisas, la forma en que se hizo el peritaje y su tormentoso transitar por  distintos interrogatorios. Todo esto quedó registrado, ya que su caso fue el primero en atender la  nueva regulación en Wisconsinde videograbar todo el proceso. A raíz de su lanzamiento, se ha pedido su perdón al presidente Obama en change.org y en pocos días se han sumado ya 400,000 firmas.

Me parece pertinente su observación ya que en mayo entrarán en vigor los juicios orales en Coahuila y este documento  permite familiarizarnos con algunas  implicaciones deestos procesos.

La grabación de los  juicios –que se hará también en México- será un avance en la justicia debido al escrutinio posterior que puede hacerse de los casos; por otra parte, la formación de los abogados deberá contemplar nuevas competencias argumentativas y lingüísticas, así como la necesidad de trabajar en equipo, entre muchas otras; la posibilidad deasistir a los juicios y testificar sus procedimientos quizáconsiga un mayor involucramiento de la ciudadanía en la administración de la justicia.

En México,los juicios orales no contemplan la participación de un jurado; aquí será un tribunal, compuesto por tres jueces,el único responsable de dictar sentencia.Sin duda se trata de un gran avance en el ejercicio el derecho en México y traerá muchos beneficios; sin embargo, no deja de asomarse la inquietud: si casos como los de Avery suceden en el vecino país del norte ¿qué podrá suceder en uno como el nuestro?


roberto.gidi@iberotorreon.edu.mx