Se Comenta

Se Comenta

:Que el gobierno de Atlacomulco está de luto. Por un lamentable accidente, ayer el secretario del ayuntamiento, Simón Flores Ramón, perdió la vida. El servidor público municipal daba mantenimiento a desperfectos en la azotea de su domicilio, cuando resbaló y cayó sobre cables de energía eléctrica y posteriormente al vacío. Tres pisos de altura. Pese a que fue atendido de emergencia, falleció en el hospital.

:Que el presidente municipal toluqueño, Fernando Zamora Morales, salió a decir que nadie talará en Paseo Tollocan. A las personas que han tomado por asalto ese rincón de la ciudad, les mandó decir muy claramente que serán infraccionados los vehículos que se estacionen sobre las áreas jardinadas de la citada vía. A ver si así quitan sus unidades los protestantes. Por cierto, el alcalde encabezó una jornada de reforestación en el Parque Sierra Morelos donde sembraron miles de árboles.

:Que también la Secretaría de Infraestructura del gobierno mexiquense tomó cartas en el asunto de la ocupación ilegal del camellón del Paseo Tollocan. A través de un comunicado, dirigido a las organizaciones manifestantes, les pide que desocupen ese lugar al tratarse de un predio no apto para establecer campamentos o congregar de manera temporal o permanente a personas, además de que afectan la vialidad y, por si fuera poco, su presencia allí puede ocasionar riesgos para su salud e integridad por el paso de miles de vehículos. Así de fácil.

:Que el casi gobernador electo Alfredo Del Mazo Maza está analizando con lupa el comportamiento electoral de los 125 municipios para determinar qué fue lo que pasó y por qué en algunos su partido perdió de manera tan contundente, cuando en las elecciones intermedias de 2015 había ganado holgadamente. Son casos como Ecatepec, Tecámac, Tlalnepantla y Atlacomulco.

Si bien en Atlacomulco ganó el municipio, perdió la cabecera. Es increíble que personajes como el empresario Mayolo del Mazo Alcántara, la funcionaria federal Marcela Velasco González, los ex alcaldes Noé Becerril Colín, Marisol Arias Flores y Rogelio Caballero Meraz, los notarios Joel Huitrón Bravo y Norma Vélez Bautista, el ex magistrado Eduardo Velasco Ramírez y el diputado Fidel Almanza Monroy, entre muchos otros políticos de peso de allá, no se hayan percatado de la debacle.

Pero quien también quedó en deuda fue la presidenta municipal Anna María Chimal Velasco, al no empujar la votación en la cabecera para que sufragaran por el candidato priista. ¿O será que influyó el encono por la pésima administración de la alcaldesa? Lo que haya sucedido, lo cierto es que los políticos atlacomulquenses están en deuda con su partido y al tiempo se verá cómo se las cobran.