Se Comenta

Se Comenta

:Que son bien chistosos en el Partido del Trabajo. Le anduvieron rogando a Andrés Manuel López Obrador que se dignara voltear a verlos para hacer una coalición con miras a las elecciones del próximo gobernador en el Estado de México, pese a que según ellos ya tenían a su propio candidato en la persona de Óscar González Yáñez.

Ante la indiferencia del tabasqueño, finalmente anunciaron que harían alianza con el Partido de la Revolución Democrática y que juntos llevarán al mismo candidato que hasta anoche era el diputado local y coordinador de los legisladores del PRD en el Congreso mexiquense, Juan Zepeda Hernández.

:Que el tiempo se agota para Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, dirigentes nacionales de PAN y PRD respectivamente, porque solo les quedan dos días para convencer a sus militantes locales de las bondades de entablar una coalición, algo que ni los albiazules ni los negroamarillos quieren.

El riesgo de una imposición para las dirigencias nacionales, si se empecinan en una alianza, es que ambos partidos se fracturen y que al final su unión no les sirva ni a uno ni a otro. En ese caso favorecerían los intereses de Andrés Manuel López Obrador, que podría subir hasta el segundo lugar y pelear muy de cerca con el primero.

:Que en el caso del Partido de la Revolución Democrática, no solo está en juego la candidatura por la gubernatura mexiquense, sino además la estabilidad del Comité Ejecutivo Nacional. Dependiendo de cómo manejen el proceso en el Estado de México, Alejandra Barrales podrá seguir tranquilamente al frente del partido, de lo contrario deberá empezar a hacer las maletas.

:Que la tarde de ayer el subsecretario de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) Javier García Bejos, vino a reu-nirse con la estructura de la Delegación del Estado de México, donde anunció que por instrucciones del titular, Luis Miranda Nava, José Luis Cruz Flores Gómez ocupará el espacio que dejó Edmundo Ranero Barrera.

Todo indica que el trabajo que viene realizando el subsecretario entre los gobiernos estatal y federal ha adquirido cada vez más responsabilidad, no solo por sus constantes visitas al estado, sino por el orden que, se dice, ha impuesto en la operación de la Sedesol en todo el país, y específicamente por los rumbos mexiquenses.

Eso sí, después hasta tiempo le dio para ir a la reunión del Consejo Político Estatal del PRI, donde también se ha convertido en permanente asistente, claro, en sus tiempos libres como debe de ser para no darle oportunidad a la oposición de que lo cuestionen.