Se Comenta

Se Comenta

:Que Josefina Vázquez Mota salió a decir que todavía está pensando si participa en el proceso interno de su partido, en lo que parece una mala broma para sus propios correligionarios, pues lleva mucho tiempo en silencio. Si hace medio año hubiera dicho que sí, en estos momentos estaría literalmente en los cuernos de la luna, quizás montada ya en una coalición de partidos opositores al PRI, pero se deslindó mucho tiempo y en el pecado lleva la penitencia.

Ahora los aspirantes locales a la gubernatura al interior del Partido Acción Nacional se han fortalecido, han estructurado muy bien sus equipos, sus cuadros y están listos a dar la batalla de tú a tú entre ellos. Los que más han trabajado por la candidatura son José Luis Durán Reveles, ya en alguna ocasión candidato a la gubernatura en 1999 y ex presidente municipal de Naucalpan; los ex presidentes municipales de Toluca, Juan Carlos Núñez Armas y Juan Rodolfo Sánchez Gómez y el ex alcalde de Tlalnepantla, Ulises Ramírez Núñez, de entre ellos deberá salir el abanderado de los panistas.

Claro que también sigue haciendo ruido la senadora Laura Rojas Hernández, aunque solo se limitó a levantar la mano y a decir que ella también quiere, porque en la práctica no ha hecho nada más que eso y declaraciones mediáticas, solo eso; de trabajo político al interior de su partido y con los grupos, nada, como que eso no se le da, pese a la envidiable posición que ocupa.

:Que en una más de las vaciladas que acostumbra realizar Alejandra Barrales, en la encuesta que mandó hacer para medir la popularidad de sus aspirantes, incluyó al comentarista de Televisión Azteca, Javier Alatorre, quien por supuesto tuvo la puntuación más alta y como era de esperarse amablemente rechazó participar como candidato en algún proceso electoral abanderando al PRD o a cualquier otro partido.

Otro que metieron a medir junto a sus políticos Alejandro Encinas Rodríguez, Javier Salinas y Juan Zepeda Hernández, es el empresario Alejandro Martí, que también sacó buenas calificaciones y a diferencia de Alatorre no se ha deslindado, lo que significa que quizás no le parezca una idea tan descabellada postularse como candidato a la gubernatura del Estado de México.

Parece que en ese instituto político solo trabajan en base a ocurrencias y no a un trabajo analizado, consensuado, pensado con objetivos y estrategias; solo son ocurrencias y por eso el Partido de la Revolución Democrática está en el lugar más bajo de las intenciones del voto en la entidad mexiquense.