Se Comenta

Se Comenta

:Que no es menor el problema de paisanos que han sido agredidos por asaltantes en las carreteras, no son casos aislados y al parecer todo indica que el crimen organizado ha tomado en sus manos estos robos, porque el modo de operar es muy similar en todos los casos.

Los afectados terminan agradeciendo que les quiten todas sus pertenencias, sus valores y su dinero, pero que a cambio los dejen con vida y con lo suficiente para llegar a los hogares de sus parientes. No se han registrado asesinatos, porque los ladrones solo quieren los bienes materiales.

Esta situación ha generado preocupación en las áreas encargadas de la seguridad, pero ahora el problema es cómo vigilar tantas carreteras al mismo tiempo, pues requieren de muchos más elementos con los que cuentan en la actualidad para esa misión.

Sin embargo, en donde existe verdadero temor es en las áreas políticas de la entidad, sobre todo en el Partido Revolucionario Institucional, pues temen que esta situación se convierta en un foco de "infección" que afecte el voto a favor del priismo, ya que las personas dañadas por los asaltantes cuentan con mucha influencia en sus lugares de origen y pueden desencadenar una campaña contra el tricolor.

:Que los promotores del subsecretario de la Sagarpa, Ricardo Aguilar Castillo, dicen de él que ha sido el mejor presidente que el Comité Directivo Estatal del PRI ha tenido en el Estado de México. Eso dicen ellos y seguramente son políticos bisoños o aprendices de tal, porque el tricolor ha enfrentado momentos de verdadera crisis como en el año 1990.

Para quienes no lo recuerden, en ese año el PRI enfrentó una elección verdaderamente complicada, pues apenas en 1987 se formó el Frente Democrático Nacional que participó en las elecciones de 1988 con Cuauhtémoc Cárdenas a la cabeza en aquellos comicios sumamente competidos y cuestionados que ganó Carlos Salinas de Gortari.

En 1988 el PRI en el Estado de México había perdido la elección presidencial, la elección de senadores y más de veinte diputaciones federales. Inclusive se dio el caso de que el presidente del CDE tricolor, Cuauhtémoc Sánchez Barrales perdió en su distrito.

Así que a los comicios de 1990 los candidatos del Partido de la Revolución Democrática, de reciente creación, llegaron llenos de soberbia. Esas fueron las elecciones más vigiladas en la historia de la entidad. Más de cien representantes de medios de comunicación extranjeros vigilaron día a día el proceso. Al final de cuentas, con mucho trabajo en las bases, el PRI recuperó casi todo; solo perdió municipios pequeños. El artífice de ese triunfo fue Mauricio Valdés Rodríguez.