Se Comenta

Se Comenta

:Que aunque aparenta menos edad, tiene 45 años. Es homónimo de su célebre abuelo y como él, encanta a quien le conoce con ese "Don de Gentes" tan natural en su familia. Al paso de los años se ha consolidado como cabeza de las dos empresas que fundó su abuelo: El Banco Interacciones y el Grupo Hermes.

La institución bancaria se dedica a financiar a gobiernos locales y proyectos de infraestructura, mientras que la segunda empresa, en realidad es un consorcio que abarca dos constructoras, una operadora de carreteras, un fabricante de calderas y una empresa armadora de vehículos Mercedes-Benz.

A diferencia de su abuelo, de su padre y de su tío vive enfocado en los negocios, no le gusta la política. El otro de sus abuelos fundó dos grandes empresas también: Gruma y Grupo Financiero Banorte.

¿Carlos Hank González será el "caballo negro", el "tapado" del Partido Revolucionario Institucional para enfrentar la contienda electoral más competida de que se tenga memoria; su carisma y "Don de Gentes" será suficiente para atraer a las mujeres votantes, que siempre son las que salen a dar a la cara en las urnas?

Es nieto de "El Profesor", como le decían y como suelen recordar a Carlos Hank González, de quien heredó el gusto por los negocios, por la plática, por la convivencia con la gente; pero también es nieto de Roberto González Barrera, a quien en el mundo de los negocios y de la política conocían como "Don Maseco".

Carlos Hank Rhon, hijo del ex gobernador, buscó la candidatura priista a la gubernatura en 2005, pero en el mundo político se dijo que eso lo hizo solo para equilibrar la balanza, frente a un dinámico y ensoberbecido Isidro Pastor Medrano. La historia ya se sabe, al final ganó la candidatura y posteriormente la elección constitucional Enrique Peña Nieto.

Esa fue su única incursión en la política. Después de eso un discreto silencio ocultó sus actividades empresariales. Jorge Hank Rhon, su hermano, fue alcalde de Tijuana y quiso ser gobernador de Baja California. A su campaña fueron destinados no solo cuantiosos recursos, sino el concurso de hábiles políticos mexiquenses. Aún así perdió.

No ha trascendido, pero Carlos Hank González, el nieto, milita en el Partido Revolucionario Institucional desde hace tiempo y cuando le preguntan se declara como "priista de hueso colorado". Si decide participar en el proceso electoral interno, todos los demás aspirantes podrán ir arriando sus banderas, porque seguramente ganará, como lo hará en las elecciones constitucionales.