Se Comenta

Se Comenta

:Que en el entramado electoral al interior del Partido Revolucionario Institucional, algunos han volteado con interés la mirada hacia el Congreso local donde despacha como presidente de la Junta de coordinación Política, el diputado Cruz Juvenal Roa Sánchez.

Roa Sánchez ha demostrado tener capacidad política suficiente como para sacar adelante los compromisos del sistema, sin erosionar la unidad y la armonía entre las distintas fuerzas políticas representadas en la Legislatura.

Eso ha llamado poderosamente la atención, pero además hay otro factor que influye en este caso: los dos últimos gobernadores, Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila Villegas pasaron por la presidencia de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura mexiquense y Roa Sánchez lo ha hecho con decoro, con sensibilidad y con mucha capacidad de diálogo y concertación. Eso le coloca en muy buena posición en el hándicap futurista.

:Que pocas veces se había visto tanta actividad al interior de un partido en vísperas de nominar a su candidato a la gubernatura del Estado de México, como sucede actualmente en el PRI. Sí, antaño hubo momentos con mucha inquietud, con mucho movimiento, pero pocos sucede en estos momentos.

Tener 15 aspirantes posibles a la candidatura solo polariza a los grupos y a final de cuentas necesariamente alguien saldrá lastimado, porque entendió mal "las señales" y porque nadie le dijo a tiempo que no era "el bueno".

Hay quienes públicamente ya dijeron que quieren y otros que solo se lo han comentado a sus cercanos. Unos con mucha anticipación y otros en el acelere total porque empezaron a destiempo, como sucede con el subsecretario de la Sagarpa, Ricardo Aguilar Castillo, que ya hasta colocó espectaculares para promocionarse, sin otra justificación que la promoción personalizada.

Porque en los casos de Alfredo Del Mazo, Juan Zepeda Hernández y Ulises Ramírez había una justificación para publicitarse porque rendían su primer informe de labores legislativas; en el caso de Óscar González, se amparó en una supuesta campaña de afiliación del PT.

Ricardo no tiene justificación, pero no quiere quedarse atrás aunque corra el riesgo de una sanción electoral; le urge posicionarse y le queda muy poco tiempo para ello; por eso recurre a estrategias que otros actores políticos han usado como los espectaculares y las redes sociales. Habrá que ver, llegado el momento, si es capaz de transparentar los recursos que está utilizando en su promoción.