Se Comenta

Se Comenta

:Que continúa la telenovela de las Notarías-Obsequio en el Estado de México, que bien le podría pelear el rating a la de "Hasta que el Dinero nos Separe". Y es que cada vez genera más encono y siguen surgiendo las observaciones de los que tienen memoria terca.

Muchos blanquiazules (y de otros partidos) hacen notar que los regalitos se le acumulan al político panista Ulises Ramírez, pues en 2009, cuando era senador y Peña gobernador, su esposa Angélica Alatorre Carbajal, ahora flamante Notaria 186 de Atizapán, por gracia divina fue nombrada magistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo en la sexta sala regional del mismo municipio. Pura envidia de la buena suerte ajena.

:Que la delincuencia, cada vez más violenta, no parece tener límites en la entidad. Cuando más se habla de Programas como el Plan TRES (Transporte Estatal Seguro) se suceden los ataques a los usuarios del transporte público en casi todo el territorio mexiquense.

Ayer tocó el turno de la capital mexiquense, en la línea Zinacantepec, en una ruta que viene desde Lerma atravesando varios municipios. Dos sujetos armados con pistola y cuchillo atracaron al camión lleno de pasajeros a la altura de Ciudad Universitaria. Numerosos teléfonos celulares y dinero fueron el botín.

Lo preocupante no es sólo el hecho, sino que al momento de iniciarse el atraco, cerca de las 21:00 horas, el chofer tranquilamente apagó las luces al interior de la unidad marcada con el número económico 113. A él ni lo molestaron. ¿Aún quedará duda de la complicidad de operadores con criminales?

:Que por si algo faltara, momentos después de detener el vehículo para permitir la huída de los ladrones, las decenas de pasajeros descendieron también en el lugar, buscando apoyo de una patrulla municipal que se encontraba a unos metros. De los agentes, las víctimas sólo recibieron una palmadita en la espalda. ¿Más complicidad, por omisión?

:Que en otras latitudes también se prenden focos rojos, pero el crimen no sabe de fronteras municipales. Al parecer las dos personas que fueron localizadas sin vida en la parte alta de Huixquilucan eran el gerente y subgerente de una empresa asentada en Naucalpan. No se aclara si los homicidios se llevaron a cabo en una tercera demarcación, pero por lo pronto los datos echan por tierra que estas muertes se deban a algún grupo criminal organizado.