Desde La Cátedra

Gobierno, empresa y sociedad civil en busca de un enfoque holístico de desarrollo

El Índice de Progreso Social es el primer proyecto de la organización Social Progress Imperative como parte de una serie de iniciativas para orientar las inversiones y la política de los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para tener un impacto positivo en la vida de las personas. Fue realizado por Michael. E. Porter de laEscuela de Negocios de Harvard; Roberto Artravia, Presidente de VIVA y Scott Stern del Instituto Tecnológico de Massachusets. En México colaboraron Compartamos México, CISCO, Skol Foundation, Avina y Deloitte México.

El modelo del Índice define el progreso social como: la capacidad de una sociedad de satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos; establecer los elementos básicos que permitan a los ciudadanos y las comunidades mejorar y mantener su calidad de vida, así como crear las condiciones para que todas las personas puedan alcanzar su máximo potencial.

El Índice de Progreso Social busca proporcionar información que permita mejorar el bienestar de las personas en todo el mundo, especialmente a los más pobres, ayudando a gobiernos, empresas y a las Organizaciones de la Sociedad Civil a colaborar más eficientemente y hacer mejor uso de los recursos disponibles para resolver problemas sociales y ambientales.

En el pasado Encuentro Regional de Responsabilidad Social organizado por la Red ESR Laguna y llevado a cabo en la Ibero Torreón, los asistentes tuvieron la posibilidad de escuchar a Rodrigo Badiola Monsalve, Gerente Senior de Gobierno Corporativo y Sustentabilidad de Deloitte México, que presentó los resultados del estudio Índice de Progreso Social.

El Índice de Progreso Social plantea como hipótesis que el desarrollo económico es necesario, pero no suficiente para el progreso social, a través de una serie de datos que fueron recabados en 50 países.

El Índice mide tres dimensiones: necesidades humanas básicas, fundamentos de bienestar y oportunidades.Al realizar el análisis de los datos, el estudio presenta para los países una serie de retos sociales y ambientales independientemente de su PIB; por ejemplo: Suecia, tiene baja calificación en vivienda por la dificultad de sus habitantes para conseguir una casa; México, calificó en el lugar 48 de 50 en seguridad personal. Casi todos los países ricos tienen bajo desempeño en ecosistemas sustentables. Especialmente en países grandes con abundantes recursos naturales, como Canadá, Estados Unidos y Australia, y Mozambique tiene buen desempeño en equidad e integración

Entre las conclusiones que presenta el estudio están: existe una correlación entre crecimiento económico e indicadores sociales; así como una creciente preocupación que las mediciones económicas solas no capturan el progreso social.

La oportunidad se presenta por un lado para las empresas para buscar el cómo sus acciones de sustentabilidad pueden abonar a mejorar el índice de progreso social de su país y para las Organizaciones de la Sociedad Civil para pasar de nivel y participar en proyectos de incidencia social y en la elaboración de políticas públicas que mejoren las condiciones de vida de los habitantes.

Sería interesante tener un estudio de este tipo para la Laguna que sirviera de marco de referencia para darle rumbo a nuestra región, ¿No lo creen así?.