Prospectivas

Estado de derecho

Estado de derecho es un concepto que comúnmente escuchamos de los políticos, pero en realidad conocemos muy poco sobre su evolución y sus alcances. El doctrinario Luigi Ferrajoli nos dice que estado de derecho es un concepto mediante el cual se designa a los ordenamientos en los que no solo se establecen los poderes, las formas y los procedimientos para el ejercicio del poder, sino también donde los poderes están sujetos a la ley; es decir, limitados en cuanto a sus contenidos, en su actuar.

El estado de derecho moderno nace a partir del llamado Estado Legislativo de Derecho. En esta etapa del derecho, una ley o cualquier norma jurídica era válida no por ser justa, sino por haber sido creada por la autoridad correspondiente y mediante un proceso preestablecido.

Tras la Segunda Guerra Mundial, en la que muchas de las atrocidades que se cometieron eran legales pero violatorias de los derechos humanos, se transita de un estado legislativo de derecho a un estado constitucional de derecho. En este modelo, no basta que la autoridad haya expedido una norma conforme a los procedimientos preestablecidos para que sea válida; es necesario también que guarde congruencia con los principios constitucionales. Es decir, a partir de este momento la Constitución impuso un área de prohibiciones y obligaciones de contenido. Una norma que no cumpla con el respeto a los derechos consagrados en ella, debe ser enmendada o eliminada.

La internacionalización que hoy vive el derecho podría hacernos pensar que la evolución vendrá hacia un constitucionalismo de escala global donde, en materia de derechos humanos, exista una homologación tanto en la creación de fuentes de derecho como en la aplicación de las mismas. Sin embargo, la pluralidad de culturas, de experiencias jurídicas, de tradiciones, hacen ver muy difícil que esta evolución pueda darse.

De lo anterior, podemos concluir: 1) Estado de Derecho significa que los poderes estén sujetos en formas y contenidos a la ley; 2) Hoy en México, como en muchos países del mundo, no basta con que una ley haya sido creada formalmente para que sea válida, tiene que ser congruente con la Constitución; y, 3) En el actual proceso electoral en el país, las propuestas de los candidatos ya no sólo pueden tener una visión nacional del derecho; tienen que tener una visión internacional, especialmente cuando hablemos de derechos humanos. Asimismo, es importante recordar que México ha reconocido la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la cual ya ha sentenciado a nuestro país en múltiples ocasiones. No cabe duda que el derecho hoy es más internacional que nunca.