Prospectivas

Panorama de la Educación 2017

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentó su informe sobre el estado que guarda la educación en el mundo. En este reporte anual denominado “Panorama de la Educación 2017” se analiza el desempeño de los sistemas educativos en los 35 países miembros de dicha organización y en algunos de los países asociados.

El reporte destaca que mientras en 2005, el 69% de los niños mexicanos de 4 años estaban matriculados en la educación preescolar, en 2015 esta tasa de matrícula fue del 89%, lo que ubica a México por encima del promedio de los países de la OCDE. Sin embargo, cuando se mide esta tasa en niños de 2 y 3 años, aún existen serios rezagos.

En materia de gasto público en educación, el documento señala que México es el país miembro que menos gasta por estudiante; sin embargo, destina más gasto que el promedio de países de la OCDE a las instituciones educativas. En 2014, nuestro país destinó el 5.4% del PIB a las instituciones educativas de primaria a educación superior.

Un tema a considerar es el gasto corriente en educación y es que del total del gasto destinado de educación primaria a superior en 2014, sólo el 4% fue de capital y el 96% fue gasto corriente. El promedio de la OCDE es del 9% en gasto de capital. Por último, es fundamental resaltar dos temas. El primero, es que México cuenta “una de las mayores proporciones de estudiantes que ingresan a la educación superior en el campo de la ciencia entre los países miembros de la OCDE”. En 2015, el 32% de los alumnos de nuevo ingreso optaron por una carrera relacionada con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, lo que sitúa a nuestro país entre los primeros 6 países de la OCDE en dicho rubro.

El segundo, es que gracias a la reforma educativa y al Modelo Mexicano de Educación Dual del que hemos hablado en este espacio, cada vez más jóvenes se capacitan para el empleo mientras completan sus estudios. En 2015, más de una tercera parte del total de la matrícula correspondiente a educación media superior, estaban enrolados en programas técnicos. Sin desconocer retos y desafíos pendientes, creo que México va por el camino correcto en materia de educación, y el hecho de que un organismo internacional, de tanto prestigio como la OCDE, reconozca a la reforma educativa como un factor de transformación, deja cada vez con menos argumentos a aquellos que estaban a favor de que las cosas siguieran igual. Es claro que las miras están puestas en transitar de una economía basada en la manufactura y los recursos naturales a una economía del conocimiento.