Prospectivas

IMSS: tecnologías de la información para mejorar

En un país como el nuestro, donde los ciudadanos están cansados de tener que hacer largas filas, esperar horas y desahogar trámites que muchas veces carecen de sentido, se deben valorar y reconocer todos los esfuerzos que se realicen por hacer más eficientes las relaciones del gobierno con la población.

De ahí la importancia que tiene el lanzamiento de Cita Médica Digital por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Este servicio da la posibilidad a los derechohabientes del IMSS, de agendar sus citas con el Médico Familiar a través de una aplicación denominada IMSS Digital.

Programar una cita vía app toma únicamente un promedio de dos minutos y las opciones de disponibilidad para desahogarla van desde el día siguiente hasta los próximos 28 días.

Aunque es prácticamente unánime el reconocimiento a esta innovación, la cual se traduce en una reducción significativa en el tiempo para solicitar una cita, es también por todos conocido que un grave problema en los servicios prestados por el IMSS radica en los tiempos que debe esperar un derechohabiente para que le sean practicados estudios, desahogar una cita con un especialista o para alguna intervención quirúrgica.

Al respecto, se debe reconocer que faltan resultados, pero que se siguen realizando esfuerzos con el objetivo de fortalecer la lucha contra los largos tiempos de espera en todos los frentes, por ejemplo, en 2012 las personas que llegaban sin cita para ser atendidas por un Médico Familiar podían tardar hasta dos días en dicho proceso, hoy el tiempo promedio de espera ronda los 75 minutos.

Con Cita Médica Digital se prevé agendar más de 30 mil citas por día, sin restricciones de horario, únicamente ingresando la CURP y un correo electrónico, y lo más importante ahorrando tiempo, molestias y gastos a los derechohabientes del IMSS.

Por lo anterior, expreso mi reconocimiento al IMSS, a su Director General, Mikel Arriola, y a todo el equipo que hizo posible Cita Médica Digital, porque hay que decirlo, fue elaborada por el propio IMSS y no a través de alguna licitación como se pudiera llegar a pensar.

No cabe duda que en materia de servicios de seguridad social se tiene mucho por hacer, pero se ha dado un buen paso.