Omar Fayad a cien días

Las formaciones que emergen en Hidalgo y lo que ocurre en el país, indican que se acerca un cambio de discurso que puede llevar al Estado a un auge que combina las protestas de los ciudadanos y la reingeniería del nuevo gobierno en el estado e incluso de defensa de la ciudadanía.

Todos los indicadores publicados coinciden en una caída de los partidos políticos, por eso, la mayor geopolítica surgida de las primeras elecciones puede experimentar este cambio profundo que el gobernador Omar Fayad Meneses ha ejecutado en varios rumbos bajo la redirección de la administración pública, el sistema político, la tendencia de cambio no sólo en el nivel administrativo público sino también en los partidos políticos de modo que ésa comunidad es el laboratorio de la nueva modalidad en el país para implementar elementos de novedad en hacer política.

En Hidalgo, se ha producido una erosión de continuidad en las urnas contra todos los partidos políticos pese a sus diferencias ideológicas. Las elecciones nuevas presentan grandes rasgos compartidos que también se advierten en partidos que emergen de la comunidad, aunados a que pretenden acortar distancias de la política tradicional asociando la denuncia de las administraciones anteriores públicas.

De ahí su mención constante a la regeneración de nuevo equipo de funcionarios donde sus alusiones peyorativas a la clase política tradicional priista ante el desprestigio de los problemas de representatividad y que se emana de parte de la sociedad que pretende establecer una participación real fuera de los partidos políticos, así recurren más a valores que a ideología; esta tendencia fue visible en las últimas elecciones donde el gobernador Omar Fayad Meneses obtuvo un gran triunfo y su partido perdió más de 50 presidencias municipales.

En este sentido, el gobernador Omar Fayad Meneses ha optado por asumir a la ciudadanía para realizar su plan de gobierno como un salto a la política estatal, indica su voluntad de anular límites entre la esfera política y la ciudadanía, asimismo nuevas propuestas políticas asociadas con la sociedad civil, construyendo sistemas de gobierno de forma rápida y con un corte económico adecuado al Estado, que permite a los hidalguenses intervenir en foros, decisiones de forma horizontal por medio de convocatoria de grandes movilizaciones.

Todo lo expuesto indica que existe una implosión del rumbo de la política en el estado de Hidalgo y el eventual inicio de una gran ola populista. Por una parte en el declive electoral del PRI.

En cualquier caso, las formaciones que emergen en el gobierno de Fayad: la erosión de las democracias, la inquietud de la clase política tradicional y más en la cúpula priista que se caracteriza por la debilidad y la inequidad.

Para que se aclare la lectura del nuevo gobierno en el mapa político estatal, es necesario repensar algunos factores como la división priista que no ha podido superar la derrota electoral y la competencia por el liderazgo en el estado, que se evidencia en la fuerza del secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong en el gobierno federal y las formaciones que ejecuta el gobierno de Fayad.

Para construir mayores políticas, una tarea compleja y difícil que le garantiza estabilidad y le permite mejorar la oportunidad, sin embargo, las fracturas y las polarizaciones presentes en la mayoría de los grupos priistas en el estado de Hidalgo dificultan la labor de la nueva administración y la posibilidad de generar las condiciones para revisar la participación ciudadana que es elemento para la próximas elecciones 2018.

En este marco, las labores de Fayad en sus primeros cien días, muestran sus buenas intenciones de servir a los hidalguenses así como lo marcan los indicadores que están por arriba del 62% de aceptación; prácticamente el descontento de los ciudadanos apartidistas con los políticos gubernamentales ejecutada en los cien días son minoría y vale señalar que de esta minoría, el 80% son los mismos priistas que representan la política tradicional en el estado y se niegan cualquier cambio ya sea que se expresen como el voto de repudio o como el voto de expectativa diferenciada de la voluntad de los hidalguenses.

Toda esta lectura, indica que Omar Fayad en sus primeros cien días de gobierno ha superado las dificultades y ha logrado acercar a la gente con todas las controversias de priistas tradicionales.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx