La migración y el campo fuera de contexto

El diputado local de Encuentro Social, Daniel Andrade Zurutuza, en días anteriores señaló que su partido impulsó la reasignación y reacomodo de más de 300 millones de pesos del presupuesto 2017 para que el recurso asignado en migración apoye a los perjudicados de la política exterior del presidente electo de Estados Unidos Donald Trump y sea redireccionado como parte de un seguro a los paisanos previendo la crisis de la deportación que puede causar la política de Trump.

Tal vez el Diputado y sus compañeros han despertado su conciencia humana por la posible crisis de los deportados mexicanos de Estados Unidos y han vuelto a preocuparse por plantear y crear programas como un seguro a desarrollo regional y en caso de no ser aplicado o no ejercer ese recurso, lo transferirán a otros rubros.

Es necesario recordar a los diputados que el problema de la migración voluntaria e involuntaria genera necesidades que permiten al campesino reflexiona que su única salida de lograr una vida digna es trabajar su tierra en un contexto cada vez más influido por el arraigo con su pueblo.

El fenómeno de la migración tiene un carácter histórico en México y en todo el mundo, desde que el ser humano aparece en la tierra inicia su peregrinar para buscar una vida mejor. Los migrantes son desplazamientos de grupos muy diversos, puede referirse a movimientos pacíficos o agresivos, voluntarios o involuntarios; dentro de sus causas se pueden identificar las que se relacionan con la migración: La búsqueda de una vida mejor, las disparidades de ingresos entre las dos países, la política pública del trabajo de los países de origen y destino, los conflictos políticos, la inseguridad, la impunidad, el crimen organizado, la degradación y la pérdida de tierras de cultivo, todo esto y otras impulsan la migración transfronteriza así como el desplazamiento dentro de un mismo país.

En ese vertiginoso e inconsciente fenómeno, se está produciendo un ritmo negativo y extraordinario en la vida de los campesinos, es decir, cerca de medio millón de hidalguenses a migrado a los Estados Unidos; por otra parte, si no se toman medidas adecuadas está previsto que para el año 2030 puede aumentar esa cifra hasta alcanzar el 60% de la población del estado.

El problema de la migración se puede presentar no por influencia de la familia, sino por voluntad propia de los jóvenes en su deseo de buscar una vida nueva que tome en cuenta su necesidad; normalmente su objetivo principal es lograr un nivel superior de formación personal huyendo de la carencia de servicios sociales que es una causa típica de migración en la mayoría de los diversos regímenes del Estado, pues hay que reconocer que en el medio rural existen regiones en las que faltan vías de comunicación, los servicios médicos de asistencia social son escasos, la educación es deficiente especialmente porque los profesores no son suficientes, los salarios de los trabajadores del campo no son los adecuados, los jóvenes deben recorrer grandes distancias para llegar adonde encuentran lo que necesitan; en muchas ocasiones deben hacerlo a pie o a caballo.

Estas causas motivan a las personas a tomar la determinación de abandonar el campo favoreciendo la migración, donde encuentren el lugar apropiado para aprovecharse de las deficiencias de atención por parte del Estado; otro factor que favorece la migración, es el narcotráfico donde se ha desarrollado su presencia por las áreas territoriales que no cuentan con las suficientes vías terrestres de comunicación y la ausencia de los representantes de la ley del estado, por lo cual el crimen organizado abusa de la inocencia, ignorancia y necesidad económica del campesino, hasta que logra que se abandonen sus tierras.

El impacto en el individuo inicia desde el momento que decide emigrar, implica la venta de sus bienes para conseguir los recursos mínimos para hacerlo, abandonar la familia, los hijos quedan bajo el control de la madre o los abuelos, perdiendo la influencia del padre en su formación personal, las tierras quedan abandonadas.

En este caso, el estado se ve afectado básicamente por causa de la mala decisión política de los gobernantes, aunado a los diversos factores mencionados; se puede ver que el estado hace ya más de 60 años era autosuficiente en materia alimentaria, lamentablemente debido a la aplicación de políticas públicas equivocadas, mal encaminadas y tremendamente erráticas en decisión como lo han tomado actualmente los diputados locales del estado de Hidalgo creyendo que en los 300 millones de pesos pueden resolver toda esta circunstancia del fenómeno de la migración y la crisis del campo, lo que necesita que los diputados creen iniciativas, adquieran un nuevo orden del sistema agroalimentario como parte de la reestructura general dependiente y establezca una economía central política proteccionista con mayor construcción y apropiación de los recursos materiales naturales del estado, tomándolo como concepto real y verdadero para combatir la crisis del campo y la migración.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx