Financiamiento injustificado a partidos políticos

Uno de los temas que preocupa a la sociedad de manera importante es la actual crisis política que vive el país, refiriéndose a la desacreditación de los partidos políticos así como también al financiamiento público que obtienen, tomando en cuenta que estaremos enfrentando una temporada de procesos electorales en todo el país dentro de un año (entre ellos las campañas presidenciales).

Los partidos políticos y los aparatos de poder inician su preparación como romper las reglas que marca la ley como el cumplir la transparencia y dar legalidad, derivadas de la más reciente reforma electoral o de cualquier reglamento que le controle.

Lo anterior aparece ante la opinión de los hidalguenses aunque se sabe que el estado de Hidalgo es una entidad que aporta menos a los partidos; sin embargo, la guerra ya inició y su principal arma es el recurso y el cómo obtenerlos.

En México como en muchos países existe un amplio debate sobre el papel del financiamiento de los partidos, entre las grandes interrogaciones encontramos si es que estos merecen el subsidio de la democracia sin olvidar que es la más cara del mundo o bien, ya es el momento de limitar los recursos públicos como única fuente de ingreso de partidos y candidatos aunado a que se queda la duda si el Instituto Nacional Electoral (INE) ha logrado controlar los gastos de sus campañas.

Lo visto, es que a la fecha no han dado resultados ya que en las elecciones anteriores aparecieron ciertas fallas que llevan a la ciudadanía a perder la credibilidad de estas instituciones, no obstante esto, son demasiadas las ocasiones en las que se reflexiona sobre la mala intervención de los mismos funcionarios del INE que subyacen al malestar existente.

Aunado a todo esto, ninguno de los partidos está sostenido por sus afiliados sino por la transferencia que reciben de las administraciones públicas y los gobiernos en todas sus niveles. Conviene señalar que esta forma de mantener a los partidos se ha ido reforzando con el tiempo y transformándolos a un mega negocio para los políticos en lo personal.

A medida que el sistema llamado democracia se inclina día a día aunado a que la posibilidad del financiamiento público por el cual los partidos sobreviven, ha determinado que los resultados electorales dependan solamente de quien gasta más en el mercado político, lo que ha permitido descartar cualquier esfuerzo para mejorar estrategias o renovar sistemas políticos partidistas o regenerar perfiles de nuevos líderes que ganen la confianza de la ciudadanía por el contrario han generado la progresión de la corrupción política y utilizan la pobreza como medio de compraventa de la consciencia de la gente.

Éste ha ocurrido a lo largo de muchas décadas que ha dejado diversos episodios de desafección hacia los partidos.

Para concluir, el próximo año en el que habrá procesos electorales federales y sabiendo que no existe la posibilidad de cualquier cambio o transformación en la Ley Electoral, sólo tenemos la esperanza que el INE desempeñe su papel, aplique sanciones en caso de existir cualquier acontecimiento irregular en uso de los recursos públicos y que sea la esperanza del pueblo, al aplicar las reglas como se debe y no dejar deuda alguna, por ello, en la realidad y por el bien de todos los ciudadanos, debe desaparecer este sistema de financiamiento partidista y basta de crear nuevos millonarios cada elección y no existe razón por la que los contribuyentes deban pagar los gastos de los partidos y sus candidatos.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx