ENCCÍVICA

Fortalecer y fomentar la participación de la ciudadanía en la vida de la cultura cívica del país, es la acción que el Instituto Nacional Electoral (INE) dio a conocer a través de la Estrategia Nacional de Cultura Cívica (ENCCÍVICA) 2017 - 2023 para enfrentar problemas públicos que van desde la desconfianza, descontento, el hartazgo de la ciudadanía con respecto a las instituciones que se expresa en la debilidad de la cultura democrática de los mexicanos a través de los efectos más tangibles que los ciudadanos ignoran, el origen que responde a diversos factores visibles del desafío de la cultura cívica y el diseño de la llamada democracia, cuyos resultados han fracasado; agregado a que no pudo consolidarse el que los ciudadanos participen, mucho menos que se apropien de los asuntos públicos.

Sería fuera de la lógica que las autoridades en México no se proponga actuar ante este fenómeno y quienes más que las únicas autoridades electorales que emprenden esta política ya que así nace la visión del documento ENCCÍVICA y la forma de construir las pautas de la política pública a través de diez componentes que complementan el proyecto que tiene ocho líneas de acción que se desarrollan dentro de tres ejes estratégicos, verdad, diálogo y exigencia. De este modo contribuyen a la formación de ciudadanos mediante la ejecución de programas, proyectos y actividades de educación cívica, la construcción de ciudades en política de ciudadanía en políticas públicas.

En el marco de interacción directa favorable en el fortalecimiento de la cultura democrática en México, nunca ha sido fácil descubrir los factores a tener en cuenta como son: las ventajas o desventajas de crear una sociedad empezando en el aspecto en la forma de la información que tiene la sociedad; sin duda alguna, los diseñadores de este programa mantienen el control del conocimiento de la problemática pero no basta esto, sino que el INE propone como Estrategia Nacional de Cultura Cívica para descubrir y atender la debilidad de la cultura democrática en el país, tal como lo es la ausencia de la ciudadanía en el ejercicio de las instituciones públicas, la debilidad de los procesos deliberativos ostentados, la carencia de medios para exigir cuentan a las autoridades, a pesar de la desigualdad que representa México y el descontento de la democracia y de la misma autoridad por la insatisfacción en políticas públicas y decisiones gubernamentales. Tal vez la intención del INE es buena, ya que el tener nociones básicas del enfoque de atención del problema que ENCCÍVICA supuestamente puede rescatar al construir valores y prácticas democráticas en la sociedad para que los ciudadanos participen y así lleguen a convertirse en defensores y protectores de sus derechos e igualdad.

Aunado a esto, establecer una propuesta para monitorear y evaluarla, además de la difusión, promoción y ejercicios responsables de los derechos humanos, sensibilizar a los ciudadanos con los actores involucrados, instituciones de educación superior y centros de investigación, INE, OPLE, partidos políticos y organizaciones sociales e internacionales, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y los medios de comunicación.

La realidad de la ausencia de una cultura cívica y democrática no permite ejercer el derecho y la libertad de los ciudadanos así como manifiestan los datos arrojados por múltiples estudios del tema, que señalan resultados dramáticos que son sostenidos en que los ciudadanos están cada día más lejanos de las instituciones y esto se debe a la falta de responsabilidad con múltiples actos que descalifica cualquier posibilidad de mejoría para contribuir, construir una nueva democracia en México o bien, proponer nuevas metas para rescatar la democracia en el país. Así mismo, el desánimo social y la precepción generalizada de que nada de lo que se hace sirve.

No hay duda alguna que esta nueva estrategia busca estimular la acción colectiva, por ello, no se puede pedir a los ciudadanos sin exigir previamente a los intermediarios políticos quienes no ocupan los mismos espacios ni comparten la misma responsabilidad, sabiendo que los políticos no representan a la sociedad, por ello hay que resistir a las tentaciones con el fomento de nuevos valores y hábitos de participación crítica para el ejercicio responsable de la ciudadanía, los derechos humanos y la aprobación del derecho a la información para todos.

colegiolibredehidalgo@gmail.com