Violencia: factor cultural y político

Para muchos expertos, hoy Hidalgo vive una guerra entre carteles que era silenciosa, ahora se renueva la lucha por la plaza entre grupos criminales que se hacen llamar zetas, cuyos principales mandos son originarios de la entidad.

La violencia se considera un acto irrazonable, se niega a dialogar, se impone por la fuerza y existen diversos factores que la generan: el abuso físico, el abuso psíquico, suele ser egoísmo; sus causas pueden variar al igual que las situaciones graves e insoportables en que vive un individuo, hasta puede ser psicológico, emocional, económico o político. Es un comportamiento deliberado de una expresión contingente de algún conflicto social, espontáneo o planificado; es destacable que el daño de cualquier tipo de violencia construye desconfianza, miedo, resentimiento y otros.

Está en el origen bajo formas de la polarización, la cual puede manifestarse de múltiples maneras: la destrucción, amenazas, todo asociado a la idea de la fuerza física o psíquica. No basta que la violencia experimente enorme sufrimiento psicológico más que físico, la mayoría de la gente que vive en un estado violento como lo que se inicia en el estado de Hidalgo. Los habitantes están gravemente deprimidos o ansiosos y es posible que estarán fatigados en forma crónica; es de vital importancia que para establecer posibles soluciones al problema de la violencia en el estado, ha de ponerse gran atención a todos aquellos valores que servirán al individuo en su futuro para una debida adaptación en el margen de la justicia, ya que se considera que para evitar problemas sociales como lo es la delincuencia, es necesario atacar de raíz el impacto que recibe la sociedad en esta situación grave, la cual pone en peligro la estructura social.

Ante la ola de violencia que viven los hidalguenses en la zona sur del estado, pone en duda al gobierno que siempre ha presumiendo de no violencia y mucho menos la presencia del crimen organizado en la entidad, aunque algunos de los medios de comunicación a nivel local y nacional, han mencionado que existían armados en el Valle del Mezquital y en la zona de la Huasteca, también señalan a Hidalgo como punto rojo en este tema por tener varios problemas que lo están convirtiendo en una bomba de tiempo. La violencia así como los desaparecidos, son mezcla perfecta para poner el terror en el corazón de los habitantes; lo cierto, es que Hidalgo aún se encuentra dentro de los primeros cinco estados que gozan de paz social.

Para muchos expertos, hoy Hidalgo vive una guerra entre carteles que era silenciosa, ahora se renueva la lucha por la plaza entre grupos criminales que se hacen llamar zetas, cuyos principales mandos son originarios de la entidad, que defienden su territorio contra los caballeros templarios, quienes tratan de establecerse aquí mismo e incluso para presionar a quien encabeza la operación de limpiar el país del crimen organizado, el Secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong.

Por esta razón, ambas organizaciones provocan la violencia en el sur del estado, en el municipio de Tula - Tepeji, presionando así al Secretario de Gobernación en su propio estado y a la vez, tener el beneficio de la autopista arco norte que conecta a los estados del centro con el norte y al pacífico con el golfo.

Para concluir, la violencia es la principal actividad del crimen organizado, se favorece por varias tendencias: la falta de cultura, la crisis económica que vive el país y al no poder el gobierno expandir un sistema alternativo para resolver el problema de la inseguridad en la nación. De esta forma, la principal amenaza es el frágil sistema, cultural y político que han dejado incluso al crimen organizado asediar ante los poderes fácticos y grupos de poder económico que se han basado en actividades ilegales, criminales, además se han convertido en un actor estratégico fundamental en la vida e intereses de los políticos; por ello, cuando las organizaciones criminales se consolidaron, inició la guerra de poder entre ellos, dejando al margen a los padrinos políticos de una forma sin control, así, se desata violencia como nunca antes se ha visto en México.

Ahora en Hidalgo, esta hipótesis tiene su dosis de verdad, por ello, la ciudadanía debe debatir el tema más a fondo, porque el riesgo es muy alto ya que hay funcionarios de seguridad pública fuera de control. Limpiar el país, es un tema que no sólo es del gobierno, sino que también está en manos de los ciudadanos que deben de participar en cualquier decisión, porque son ellos la principal víctima de este descontrol e inseguridad del país.

colegiolhg@hotmail.com