Retos de los presidentes electos

Dos semanas después de las elecciones llega el momento de las reacciones y el análisis; los hidalguenses son los primeros en dar su veredicto y expresar su incertidumbre ante la dificultad de formar gobierno; todos auguran que dados los resultados electorales del 5 de junio, los presidentes electos tendrán una tarea complicada.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganó con su candidato Omar Fayad Meneses la gubernatura del estado con un gran margen pese a que su derrota fue histórica en los 84 municipios; la segunda fuerza más votada fue el Partido Acción Nacional, entre los partidos emergentes está el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Movimiento Ciudadano (MC), Partido Encuentro Social  (PES), Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Partido del Trabajo (PT),  Nueva Alianza, Morena y el independiente.

Con estos resultados, la gobernabilidad se prevé extremadamente compleja y abre una etapa de incertidumbre en la vida política del estado de Hidalgo, aseguran los expertos ahora que los presidentes electos municipales tienen por delante dos meses para intentar conciliar con los otros actores políticos e implementar un programa de gobierno para su municipio. Tienen el tiempo para potenciar a las posibles autoridades del Ayuntamiento; lo visto es que el futuro escenario desde distintas fuerzas emergentes se refiere al desafío que les espera para hacer un plan de cambio municipal, no es fácil encontrar gente honesta que de verdad quiera contribuir, que tenga nexos con grupos sociales y políticos que estén de acuerdo con sus proyectos, por eso se complica en todo sentido, aunado a que es probable que los futuros alcaldes van a despedir a la gente para acomodar a los suyos y nuevamente habrá avalancha de desempleo, además el alcalde saliente no le deja un peso para que trabaje lo cual afecta al municipio y otros muchos factores impiden que el nuevo alcalde logre iniciar su período sin problemas.

Desde el otro punto de vista, la mayoría de candidatos municipales electos no tienen el perfil esperado de la gente para resolver el problema municipal. Respecto a los problemas prioritarios que debe considerar el nuevo alcalde están: el combate a la delincuencia, la salud, viabilidad, obras públicas, la basura, el alumbrado público, previsión de espacios públicos, los mercados, luego le sigue el control de la corrupción, asignación transparente de recursos y otros factores relevantes. Son estos problemas percibidos como prioritarios para toda la ciudadanía, muchos de los alcaldes electos tienen poco o nada de capacidad de bajar recursos a nivel estatal o federal, y se ven imposibilitados en su mejora, puesto que cuentan con las mismas preparaciones y atribuciones para hacerlo. Uno de los principales problemas que van a tener los alcaldes para desarrollar una mejor gestión, tener una buena relación laboral directa entre los funcionarios y entre las relaciones se dan de igual forma cuando se comparan los resultados por zonas rurales, semirurales y urbanas.

Para enfrentar los retos de cumplir la promesa se requiere más voluntad y buscar lograr llenar las expectativas de los ciudadanos, tal vez habrá mucha competencia para tratar de cumplir porque los presidentes electos son los abanderados del PRI, PAN, PRD hasta independiente de Tlanalapa tienen que enfrentar a un gobernador electo quien tiene una amplia experiencia y conocimiento en el sistema municipal, por lo que será difícil engañarlo.

Sin duda alguna hay un cambio en Hidalgo y ese cambio se puede convertir en malestar ciudadano si los alcaldes electos no previenen la consecuencia de los hechos y actos que esperan.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx