Próximas elecciones legalizan, no legitiman

A partir de este domingo cinco de abril, el estado de Hidalgo se cubrió con propaganda electoral e iniciaron

Las campañas proselitistas de los siete candidatos a diputados federales por Hidalgo. De este modo, la Ley de Publicidad manifestada por el INE, estipula que deben registrarse ante el Consejo Distrital.

Desde el primer minuto del domingo, prácticamente todos los partidos inician sus actividades publicitarias y la búsqueda del voto con un masivo de campaña de sus candidatos a diputados federales, también arrancaron actividades los candidatos independientes que participarán en las elecciones; cabe señalar que por primera vez en la historia de la llamada democracia del estado, participan en las elecciones federales los candidatos independientes, aunado a que la mitad de los candidatos deben ser mujeres por la cuestión de equidad de género.

La reforma de 2014 trata de las campañas electorales con los mayores estándares de fiscalización de la historia. Además se producirán toneladas de bazofia electoral; asimismo, los 10 partidos políticos que participan en este proceso deberán destinar a las mujeres para su capacitación, promoción y liderazgo político.

Ésta elección intermediaria democrática sumamente importante, aunque no es una elección presidencial y desde el punto de vista numérico y sustantivo, tiene una complejidad operativa con una estimación de más de un millón dos ciento mil en el estado de Hidalgo de ciudadanos inscritos en el listado nominal.

Cabe recordar que la decisión de los ciudadanos se adopta después de las discrepancias entre los tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial; y no es la forma de facilitar la investidura de enderezar la crisis de la desconfianza de los políticos.

En este momento se ha agudizado ante la continua exhibición de las pugnas y el evidente descuido por elegir a sus representantes para ocupar cargos de elección popular que ha propiciado que se den casos de corrupción, desvió de recursos y hasta colisión con las organizaciones de la delincuencia, ante el desdén de los partidos políticos hacia los intereses ciudadanos se augura que los ciudadanos no acuden a las urnas para no convalidar o mencionar que conocen de representatividad, el riesgo es que en un sistema, el único instrumento de participación ciudadana es el voto directo. La bajar participación esperada no va a tener peso para validar elecciones, o más bien legitimizar la manera que sólo se podría favorecer el voto de los partidos.

Por lo anterior y según los expertos el 68 por ciento de los ciudadanos califican a las elecciones como puros actos de legalidad a los mismos partidos políticos, no para ejercer la llamada democracia por medio de la participación ciudadana.

Por ello, los grupos políticos que ahora se encuentran en la oposición, junto con el partido que está en el poder, todavía no han comprendido que deben cuestionarse sus propias estructuras y trabajar a partir de un nuevo proyecto político nacional, aún están pensando en recuperar las viejas prácticas. Mientras éste sea su pensamiento, no habrá para ellos posibilidad de ser legitimados ante la sociedad. A esta situación de alta tensión social, todas las encuestas vaticinan que se espera un alto abstencionismo y las elecciones pueden ser un tropiezo a la llamada democracia. Con este panorama, los únicos resultados que realmente pueden tener efecto radican en un cambio dentro de la cultura política.

colegiolibredehidalgo@gmail.com

www.colegiolibredehidalgo.com.mx