Próspero 2014: previsión y colaboración

En esta época decembrina, la mayoría de la gente evalúa y analiza los cambios ocurridos durante el año, programa sus deseos y anhelos para el nuevo año; por ello, lo capturado durante el presente año, nos indica que en México, la cultura de la llamada democracia moderna aún no ha dado la fórmula de cómo se aplica conjuntamente con el uso del autoritarismo, la corrupción, el abuso del poder e incluso, el cómo acabar con este mecanismo para iniciar propuestas de cambio y crear una nueva misión que sea favorable para la gente. Fue duro el año 2013 para todos los mexicanos, pero fructífero para algunos de los partidos políticos al aprobarse varias reformas aunque tal vez no sean beneficiados todos los mexicanos.

En muchos casos es difícil enseñar la democracia, pilar principal para gestionar una política pluralista y de equidad hacia todos los ciudadanos, esperamos que el 2014 sea positivo; vale recordar que la fe y la esperanza que la gente muestra cada fin de año, son los pilares fundamentales del ser humano. De igual forma, los mexicanos tienen la esperanza que en el 2014 cambien las dificultades que durante el presente año se han padecido en lo referente a la economía, la inseguridad y la conducta de los políticos que evaden a la democracia y a la participación ciudadana.

Este año de crisis nos ha traído cada vez menos capacidad de resistencia y ha generado una sensación de desánimo y desamparo, siendo conscientes de que aún quedan muchas cosas por hacer y mucho por trabajar para empezar a remontar la democracia deseada, que las políticas nacionales cambien y favorezcan a los mexicanos; habría debate y conciliación con todos los sectores sociales. Son muy positivas todas aquellas medidas que puedan tomarse a nivel nacional para promover y propulsar proyectos claros, solucionar los problemas de la pobreza, la marginación, la salud, la educación así como la economía de todos los mexicanos y otros aspectos que sufren los ciudadanos del modelo de convivencia que nos ha dado el mayor periodo de inestabilidad económica, social e incluso la inseguridad.

No es menos cierto que empiezan a observarse datos que nos indican que en el 2014 se acerca el final de esta crisis económica y social, la posibilidad de generar suficiente actividad política como para crear empleos de forma sostenida, parece el final de la rescisión de esa caída en las finanzas de todos los mexicanos.

En las últimas previsiones de coyuntura económica y política para el 2014, darán a conocer la posibilidad de un crecimiento del cinco por ciento  para el PIB en la economía del país, mayor cantidad de empleos, la mejora del consumo, así como la creación de empresas y nuevas inversiones, factores que nos hacen tener esperanza para el próximo año, un escenario que desean los ciudadanos, pero ciertamente algo que no puede hacerse a un lado, son los grandes problemas sociales, la incertidumbre del comportamiento de los políticos, su pleito, el engaño, aunados a la forma de evitar aplicar una democracia adecuada a la que quieren los ciudadanos.

Esta tendencia de frenar la mejora va a depender de muchos factores, algunos ajenos a la capacidad de actuación de los ciudadanos, otros no tanto, sobre todo va a depender de que empecemos a ver a los políticos activos para beneficiar a los ciudadanos como un bien a proteger, de que comencemos a cambiar de fondo la cultura política, comprendamos la participación ciudadana y la llamada democracia; así se apreciará como algo valioso para esta sociedad el que haya personas que emprendan y gestionen en medio de muchas dificultades, sepan mantener los proyectos, las propuestas y se comprometan con el futuro de la nación; así la esperanza utópica de todo vuelve a ser un hecho acertado y una realidad, se confirman las previsiones con la colaboración, esfuerzo y responsabilidad de todos.

Por lo anterior, muchos buscan la esperanza de que el nuevo año fluya de mejor manera, primeramente debemos saber que no sólo se trata con el deseo y la esperanza de lograr el objetivo sino tener la previsión y la colaboración.