Post campaña electoral en Hidalgo

Los resultados de las elecciones federales del pasado domingo 7 de junio del año en curso, dibujaron un panorama políticamente diferente en todo el estado de Hidalgo; inaceptables son los manejos del INE así como de los partidos políticos por el mal dominio de las propagandas electorales que nunca fueron útiles para la ciudadanía, aunado a que estuvieron fuera del mensaje esperado de los votantes.

Así despedimos la exhaustiva cobertura de estas elecciones que estuvieron presentes a lo largo de 60 días, durante toda la jornada del domingo y hoy lunes que toda la gente continúa narrado los acontecimientos de última hora, los resultados y declaraciones de las elecciones; es así como se ven los resultados electorales que muestran el panorama de las estructuras del mapa político estatal configurado, derivándose el afrontamiento de la problemática de los próximos comicios del 2016 y que se desvaneció en la campaña, donde no triunfó el marketing electoral ni siquiera el partido, mucho menos el INE que ni a través de la publicidad contaminada o la vistosidad visual en combinación con una serie de factores, afinidades ideológicas, miedo, expectativas, votos de castigo, nada de esto posibilitó la toma de decisión del electorado, aunado a que no percibieron algún respaldo ciudadano.

Los actores políticos hidalguenses por medio de su partido no logran en número llegar a la legitimación ya que hay un descontento en buena parte del electorado, en vista a las actitudes de algunos de sus principales funcionarios y aunque no sea el caso la persona sino los malos resultados, donde lastimeramente en esta sociedad prevalecen los personalismo. Se mantiene un pulso por juzgar a la persona, de ahí una buena parte de su gestión tanto del gobierno de la actual administración como en la legislación estatal, en vez de enfocarse a fortalecer el gobierno estatal y darle la suficiente participación en la vida política para recuperar la fuerza que el gobierno necesita.

Hoy en día, la ciudadanía sufre esos embates, de tal suerte que pueden desarticular la fuerza que tiene el gobierno estatal para que arrebaten el poder en las próximas elecciones del 2016, de los cual se ha caído en ese juego por parte de algunas estructuras que han visto operando contra el propio partido y no se ha impactado en un cambio sustantivo en la población; por ello, esta dinámica de reconversión del modelo de acumulación y la reestructuración de una alianza como el caso PRI - PES no ha pasado de ser un buen resultado, sino un mal necesario y enfermizo del mercado electoral e intereses de algunos actores políticos para acrecentar sus logros económicos.

Por ello, el PRI debe contar esta experiencia electoral como una lección importante, como una evaluación de cara a los comicios del 2016 y cada toma de decisión debe contener una gran dosis de certeza para que en el futuro repercuta en la percepción de los hidalguenses como un avance, aunque se encuentra virtualmente con el beneficio de la gesta electoral, si se valora que ninguno de los otros partidos opositores han logrado más que el PRI y los pequeños partidos no pueden moverse sin su apoyo.

De ahí que el PRI tiene un importante papel de cara a las próximas elecciones del 2016, ya que tendrá el reto de demostrar que posee un balance político coherente con la despolarización de los ciudadanos y no un partido de actores o caras políticas que aprovechan su triunfo para los intereses mezquinos de las cúpulas, a través de las negociaciones y acuerdos obscuros por abajo de la mesa, algo que se ve normal para toda la clase política en el estado, que señala a este mecanismo de negociación como desprestigio y vicios del poder.

Por último, vale la pena mencionar las campañas electorales concluidas el domingo 7 de junio, las cuales quedaron debiendo a la ciudadanía hidalguense la emotividad, la propuesta, el discurso, innovación de liderazgo de los políticos así como el acercarse a la gente y a sus problemas que más aquejan en el estado, por lo que es urgente comenzar a articular una nueva estructura electoral para posteriores campañas, algo que no se espera de ninguna fuerza política, porque están acostumbradas a gestionar bajo el esquema de cimentar bases electorales que se acentúen en el viejo estilo político estatal sin atender las raíces estructurales de la población.

colegiolibredehidalgo@gmail.com

www.colegiolibredehidalgo.com.mx