Partidos políticos solicitan diálogo

La competencia partidista en el estado de Hidalgo está compuesta realmente por el único partido en el poder: PRI, dando a entender que los otros seis partidos no han sido lo que deben ser.

Los partidos políticos se dividen según el espectro tradicional en derecha, centro  e izquierda, existiendo diferencias en cada uno de ellos, aunque pueden fluctuar entre la ideología y otras, según la etapa histórica de la que viven, así como de los intereses de la dirigencia tanto político, social y económico, que se disputan las preferencias electorales y se ejerce por medio del diálogo, el cual conduce para que se entiendan entre sí sobre asuntos de los intereses comunes o polarizados.

Por lo anterior, los políticos antagónicos hablan de diálogo que se denomina negociación a partir de una correlación para conversar y negociar. La capitulación de los participantes no debe ser favorable a ninguno de los bandos, los puntos a tratar en la mesa de diálogo dependen del marco político en que tienen lugar las pláticas; en caso de que alguno de los adversarios sea democrático y el otro no, se trata de limitar las condiciones del enfrentamiento a determinados puntos, espacios y momento.

Si se trata de una conflagración entre fuerzas que se reconocen mutuamente como democráticos y políticos, el objetivo no puede ser otro, sino preservar que ambos participantes en el diálogo cohabiten; de manera que se busca un acuerdo sin lucha, eso significa que en política las negociaciones deben convencer al adversario o sí impide el diálogo por cierto motivo o condiciones, puede perder la negociación y generar otro tipo de debatir el tema o conflicto innecesario.

Considerando los lazos históricos y culturales que tradicionalmente han existido entre los partidos políticos en el estado de Hidalgo y el deseo de los dirigentes para formalizar un diálogo y fortalecer sus relaciones sobre la base de los mecanismos que las regulan; entre ellos, nunca han tenido la responsabilidad compartida y convencidos de la importancia del compromiso de cooperar en pro de servir a la sociedad u otorgar a la consolidación del proceso de diálogo político y la cooperación de comunicación instaurada entre los partidos políticos en el marco de la competencia.

La competencia partidista en el estado de Hidalgo está compuesta realmente por el único partido en el poder: PRI, dando a entender que los otros seis partidos no han sido lo que deben ser, competidores en acercase a la ciudadanía, dado que sólo se apegan a los conflictos internos, mostrándose divididos y fracasados.

En la competencia partidista por medio del diálogo, siempre se incentiva el desarrollo del sistema de partidos, puesto que todas las instituciones u organizaciones políticas se posesionan en el ofrecimiento de la mejor ideología para hacer que los ciudadanos participen en las decisiones de la vida pública que les pertenece y manejan el poder en su representación, cosa que los hidalguenses no tiene, porque ninguno de los siete partidos políticos PRI, PAN, PRD, PANAL, PT, PVEM y MC con registro ante el IEEH, han tenido que consolidar respectivamente la aplicación del sistema democrático menos legitimado, para no obtener el porcentaje necesario de votos.

En consecuencia, la democracia del diálogo político en Hidalgo, tal vez está integrado en todas las actividades  de los siete partidos que se llevan a cabo en el marco de los procesos de desarrollo curricular de los dirigentes, y la forma del cómo sacar más provecho para sus intereses personales y beneficiarse con los recursos del gobierno a cambio de su silencio y obediencia a las decisiones del gobernante, más que cumplir para apoyar la construcción de una visión política común; éstas cuestiones relativas de que los partidos cuentan con un atamiento al gobierno.

Por ello, los dirigentes han solicitado el reinicio de las reuniones para dialogar sobre la reforma electoral, sabiendo que su interés es más que aprobar la reforma electoral federal, es repartir los recursos a los partidos, dejando como siempre a un lado sus tareas que deben enfocar al cómo los ciudadanos tengan más representaciones y decisiones en la política pública.