Fayad, la esperanza de hidalguenses

En la llamada democracia, la base legítima del poder político está en la población a través del proceso electoral por el cual eligen a sus representantes libremente y de esta forma se canalizan las demandas de los ciudadanos a través de los programas de los diferentes partidos políticos, permitiendo a los ciudadanos elegir opciones que ofrezcan garantía para depositar su confianza.

La legitimidad no deriva de las leyes, sino que consiste en el cómo reacciona la ciudadanía por medio de su voto ante el perfil del candidato que impone su voluntad en una acción comunitaria. El sólo cumplimiento de la ley le da la legalidad, pero no tiene la fuerza de la legitimación; para alcanzarla es necesario que la mayoría de los ciudadanos participen.

De forma que los hidalguenses hoy en día y después de tener una contienda electoral histórica en todos los aspectos polarizando sus opciones para determinar qué políticas son las que van a emanar del candidato a gobernador electo Omar Fayad Meneses, pudiera ser un poder mediático, económico, financiero para lograr resolver el problema de seguridad, salud, educación o social, tras más de 80 años de aplicación del sistema priista tradicional o más bien el viejo sistema.

Por lo anterior corren diversas opiniones, algunas manifiestan que Fayad Meneses tiene una capacidad limitada para gobernar en forma personalizada por los compromiso que adquieren todos los candidatos en su campaña y aún más en el estado de Hidalgo, por el poder del hombre de Bucareli que aún no ha dejado el control político en el estado.

Este contexto no le permite cumplir con los acuerdos que ha pactado con los actores y sectores políticos hidalguenses.

Ante la diversidad de opiniones existentes, hay quienes tienen la esperanza de la consolidación y la coincidencia de política entre el gobernador electo y las diversas fuerzas políticas en el estado que promueven y componen la estabilidad de la gobernabilidad.

Sabiendo que Omar Fayad se presenta a una investidura con ciudadanía, teniendo la opción de hacer de su período un gobierno de todos los Hidalguense al margen de interpretaciones interesadas sobre lo que puede representa el rol que Omar puede ejercer como ejecutivo del Estado.

Lo que hay encima de la mesa y lo visto claramente, es que Omar Fayad tiene la opción de adoptar un acuerdo con el conjunto de fuerzas que quieren el cambio en el hacer político en Hidalgo además de articular un acuerdo con quienes ostentan el poder político para no darle continuidad en el estado.

Por un lado, todos saben como ha sido realmente el posicionamiento de Fayad en relación a su candidatura a gobernador que se dio fuera de las voluntades de la cúpula político priísta; por otra parte, la ciudadanía le dio su confianza al emitir su voto y cabe mencionar que es el único candidato que ha logrado llegar electo legalmente y legítimamente por los hidalguenses.

Lo visto es que en un contexto razonable, Fayad será un gobierno alternativo a los gobernantes anteriores que tanto la gente ha mostrado su hartazgo de la forma de administrar el estado durante tantos años.

Por tanto, la cuestión es muy simple y clara, Omar viene con ideas innovadoras y frescas, no como otros que intentaban marear a la gente. Lo visto es que opta por defender a la ciudadanía claramente, sin el burdo y simple argumento de que se va por el camino en el cual los hidalguenses lo eligieron, con la esperanza de integrar nuevo equipo, alejado de todos los que llevaron a la ciudadanía a desconfiar y hartarlos por su mal trabajo, aunado a su propósito de analizar el concepto de la gobernabilidad desde un punto de vista real, relacionándolo con la equidad y cohesión social en el ámbito de la administración pública.

Por lo anterior, Omar Fayad ganó de forma contundente y limpia en las elecciones del 5 de junio por lo que los hidalguenses le otorgaron el voto mayoritario, anhelando estabilidad política y social así como el cambio profundo en Hidalgo, aunado a que los hidalguense saben que con Omar Fayad el estado de Hidalgo se va a fortalecer una auténtica y nueva cultura política la cual debe ser implementada en todos los niveles de la nueva administración del gobernador electo y así alentar la esperanza de los hidalguenses, por ello se debe de respetar la voluntad cívica y política.

En caso de que Omar Fayad no cumpla con su proyecto por el cual fue elegido, quedará en la lista negra al igual que los demás gobernantes.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx