OPT, salida de Martín Esparza

El enfoque sociológico adquiere ciertas divisiones sociales y estructurales de formación de un estado o Nación, el cual considera dificultades para establecer una definición acerca del modelo de convivencia de una sociedad. Siempre han existido grupos que compiten unos con otros para ostentar el poder político, bien sea detentado de decidir en la administración pública o bien, participando en el proceso socioeconómico político de una comunidad, ciudad, país o nación; esta formación social se caracteriza por ostentar la participación que eventualmente puede desembocar en el nombramiento de cargos públicos.

En esta época, surge en el seno de la llamada democracia, la adaptación característica de la participación ciudadana para abordar la cuestión esencial de cómo administran y cómo se sufragan los gastos públicos que generan los distintos recursos públicos en las actividades de los gobernantes. Estos métodos de actuación fueron el sujeto de crear organizaciones y partidos políticos, con la objetividad, contenido, métodos de ideas, teorías e ideologías políticas de común interés de los grupos sociales, que orienta sus actividades y controlan el poder de la administración pública.

El contenido de la política es una relación entre las clases y grupos sociales tanto en lo social, económico y político; por ello, la existencia de las organizaciones y partidos políticos es para formar un órgano con derecho legítimo de utilizar diversos medios para participar y ejercer el poder. Para que un grupo social pueda ser registrado como organización o partido político, deberá cumplir diversas reglas y requisitos que exige la ley mexicana, con las obligaciones de conducir sus actividades dentro de las causas legales, ajustar su conducta y la de sus militantes a los principios del estado mexicano, respetando la libre participación política de los demás partidos y de organizaciones, así como los derechos de los ciudadanos. De igual forma, definir su perspectiva política a efecto de establecer el marco general, la visión del futuro deseado que es una consecuencia de los valores y convicciones de un grupo político.

El ex dirigente de los trabajadores de luz y fuerza, anunció la semana pasada su interés de formar un nuevo partido, denominado Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT), hecho que no sorprende a nadie, ya que es como cualquier político que desea seguir presente en el escenario político nacional sin dar argumentos al respecto. Por ello, a la ciudadanía le quedan algunas preguntas para Martín Esparza: ¿Cómo ve el futuro?, ¿Qué desea de un partido?, ¿Qué contribución permite establecer el criterio de diferenciación de la competencia política?, ¿Qué valores comunales, regionales  y nacionales necesitan ser acentuados en su partido?, ¿Cuál es el elemento básico de su partido y la oferta política que tiene?, ¿Cuál es la principal zona de influencia del partido? y ¿cuáles son las principales preocupaciones en materia política, económica y social en un gobierno?.

En suma, para esta cuestión básica, el señor Martín Esparza no ha comentado nada en su declaración del porque la importancia de crear este partido, mucho menos, cuenta con un objetivo que estructure un curso político, por la razón y motivo que permite existir este partido. Tal vez el señor Esparza tiene un número infinito de factores políticos que el podría considerar como valores estratégicos pero lo visto es que, sólo beneficia a sus intereses personales para subir al escenario político nacional, de una manera en la que ninguno de los partidos le ha permitido. de dar la prioridad y la atención a los ex militantes de su sindicato SME, en su caso, como soporte para asumir su lucha de la responsabilidad social ante este grupo derrotado sociológicamente, y no ha podido cumplir en nada para resolver sus problemas económico y social.

Es recomendable que Martín Esparza se concentre en cómo acordar resolver los problemas del SME y que estos sean los que tengan un impacto mayor, que engañar a su gente al crear un partido el cual sólo le va a servir a sus intereses personales y poca gente de su alrededor y quizá no necesita en el momento ni la forma de crear otra tienda electoral (partido) como lo es.