Macromural no resuelve la inclusión social

Los graffiteros en Hidalgo como en todo el mundo, utilizan el concepto italiano para marcar o hacer una inscripción de hechos, rascando o rallando un muro; para referirse al grafito tanto en su acepción de movimiento cultural y artístico como a las propias pintadas.

El grafiti existía en su estado antiquísimo donde los romanos hicieron de este arte el modo de comunicación y estaba extendida en la escritura ocasionalmente sobre muros y columnas; se han encontrado múltiples inscripciones vulgares, insultos, declaraciones de amor, todo con amplio repertorio de caricaturas y dibujos.

En la época moderna se ve en todas las ciudades aún más en los puertos, donde los marineros en sus viajes dejaban sus iniciales o sus seudónimos; expresaban su sentir amoroso, sexual, social y político, los cuales se interpretaron de varias maneras, además muchas de las organizaciones políticas opositoras al régimen de su país, utilizaron el graffiti como un medio de expresión y crítica, también había artistas que trataban de usarlo como medio y forma, tal es el caso de Cornbread quien firmaba como Tags para llamar la atención de una chica, así los periodistas ayudaron a llevar este arte a su auditorio por medio de la crítica e interpretación.

Hoy en día el graffiti se extiende como una de las expresiones de arte urbano más populares para los graffiteros, su obra es el arte pictórico realizado en las paredes y muros de la calle, no se mueve aunado a que es muestra de los sueños y el intelecto expuesto al arte público para toda clase social, sin exclusiones ni discriminación, tiene diferentes objetivos en lo que respecta a la razón de su realización en tiempo y forma según las circunstancias de vida del artista, llena de formulación personal en el ámbito social, político y económico. Ellos siempre realizan arte para las nuevas generaciones vanguardistas que se encuentran opuestas al mundo conservador.

En este sentido, la interpretación del rechazo de los gobernantes a su arte, calificándolo como un delito en todos los países ya que es considerado contaminación del ambiente y suciedad en las vías públicas y daños a la propiedad privada.

Los graffiteros pachuqueños se han revigorizado en el barrio de cubitos donde habitan varios de ellos; la expresidenta interina de Pachuca, Geraldina García Gordillo, les brindó su apoyo para concentrar su arte en un muro el cual fue usado por varios años por la delincuencia como medio de expresión de su inconformidad contra los gobernantes y sus policías.

El proyecto tuvo aceptación por parte de toda la ciudadanía, el cual fue destacado como una obra de protesta contra la discriminación artística de la ciudad, siendo respetado por todos los sectores sociales que viven en el entorno.

Lo anterior fue el parte aguas para que  el ahora presidente Eleazar García Sánchez haya coordinado el nuevo proyecto para grafitear todo el barrio de  Palmitas, donde 1800 personas recibieron el beneficio de pintar los muros de sus casas, aunque vemos que la mayoría de la gente no está de acuerdo con los colores asignados, aunado a que el interior quedó igual; vale recordar que su nivel socioeconómico no ha variado y mucho menos han tenido mejoras en los servicios, tal vez el señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, tiene más acertados los indicadores que mencionó en su visita para inaugurar este macromural, al manifestar que las acciones de prevención del delito tienen que ver con esta acción de pintar los muros de las casas de Palmitas.

Sólo se hace hincapié en que el presidente no tomó en cuenta los indicadores (previos al proyecto del macro mural) de el Instituto Nacional de la Competitividad donde señala al estado de Hidalgo como el más pacífico del país, ni al Instituto para la Economía y la Paz en su evaluación 2015 quien ubicó a Hidalgo como el estado más seguro.

Por ello, la comunidad de Palmitas nunca ha sido el barrio más peligroso sino que presenta las mismas circunstancia de cualquier barrio alto de Pachuca, tampoco a bajado el nivel de la delincuencia ni en Palmitas ni en ningún otro barrio, ya que siguen viviendo en una inclusión social, alejados de cualquier proyecto de desarrollo social. Sin duda, la exclusión social genera violencia que a la fecha no ha sido resuelta por las autoridades.

 

colegiolibredehidalgo@gmail.com

www.colegiolibredehidalgo.com.mx