IMCO: error o calumnia

La evaluación que ofrece el IMCO, está basada en un programa que busca mantener informada y ofrecerle a la sociedad, parámetros  confiables para darle seguimiento al fenómeno de la transparencia y la participación ciudadana.

Los más grandes retos que existen en Hidalgo son: la transparencia y el acceso a la información de manera oportuna y confiable; el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO) realizó una investigación sobre la transparencia en el sector educativo, por lo que señaló diversas irregularidades en la nómina del gremio magisterial en el estado de Hidalgo. Dicha investigación evaluó acciones gubernamentales, generando dudas dentro de la sociedad hidalguense.

La evaluación que ofrece el IMCO, está basada en un programa que busca mantener informada y ofrecerle a la sociedad, parámetros  confiables para darle seguimiento al fenómeno de la transparencia y la participación ciudadana, de tal forma que monitorean las acciones de gobierno y en este caso, al Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). La semana pasada el IMCO, al publicar sus indicadores al respecto, género confusión y preocupación fundamentalmente entre los hidalguenses, lo cual ha venido a confirmar la percepción de que los ciudadanos no logran tener confianza en el sistema de transparencia y mucho menos, en los mecanismo de evaluación.

Por lo anterior, es necesario desarrollar indicadores confiables que permitan dar seguimiento a las variables más representativas y objetivas de las diversas aristas de los complejos sistemas de transparencia y el modo de evaluarlos. El propósito deberá ser sumarse a los esfuerzos de las organizaciones ciudadanas para generar modelos de análisis y seguimiento, atendiendo a uno de los problemas que más ocupada a la sociedad mexicana y exclusivamente hoy en día a los hidalguenses.

Sabiendo que la evaluación de la transparencia permite ordenar de forma creciente el nivel de la confianza, legitimidad y legalidad de los gobernantes en tanto que la credibilidad que lo compone, permiten dar una nueva visión a la llamada democracia en el país y avanzar en un seguimiento a los cambios que año con año presentan en cada uno de estos ámbitos.

Un trabajo de esta magnitud y como le ha hecho el IMCO, debe ser profesional y ético porque a la vez implica un modelo de análisis y como todos los modelos, es una reducción y simplificación de la realidad en todas las instituciones gubernamentales y la forma de aplicar los sistemas de gobernar al país. En la mayoría de los ámbitos de análisis que se proponen, no está disponible la variable idónea para todos los departamentos o bien, todas las instituciones federales, estatales y municipales; en muchos casos y así se explicarán en cada rubro, se debiera tomar la mejor variable entre las alternativas posibles y disponibles, también el describir las variables reunidas, será referencia a los problemas de medición y a posibles sesgos en los reportes de la investigación y evaluación oficial.

La evaluación de la transparencia, es hoy en día un ámbito fundamental de análisis por la relevancia que ha tomado en la escala de la confianza, la legitimidad de los gobernantes y la importancia de la percepción ciudadana.

En conclusión, no pongo en duda el trabajo del IMCO que es ético y profesional, sin embargo, me queda la inquietud que no fue articulado el estudio con la magnitud ni el grado que le merece dicho tema en el nivel científico o la lógica, a pesar que toda la ciudadanía a establecido un criterio bajo sobre la calificación de este estudio, por la cifra y la cantidad que han manejado (1444 profesores con más de un siglo de vida, naciendo el mismo día, mes y año 12-12-12), motivo que se presta a un error o descuido, que permite dudar sobre los resultados de esta evaluación de transparencia, aunque la percepción de la ciudadanos marca el alto nivel de la corrupción y el mal manejo de los gobernantes y a la vez no han aceptado los resultados de este estudio.

colegiolhg@hotmail.com