FOR y PRI encaran a las candidaturas

El Partido Revolucionario Institucional debe privilegiar la unidad de sus estructuras para enfrentar la próxima contienda electoral del 2016; el gobernador Francisco Olvera Ruiz consideró las características que necesitan cumplir los candidatos de su partido como lo es, tener el conocimiento pleno de las necesidades de la entidad, por lo que no puede llegar gente a aprender e improvisar, se requiere tener un piso de aceptación entre la sociedad así como una vida política probada. Si bien, no descarta la posibilidad de ninguno de los aspirantes priistas de participar en el proceso electoral del próximo año.

En este sentido, el mandatario estatal Francisco Olvera Ruiz considera positivo que el PRI modifique el modo de consignar a los candidatos para buscar a los mejores elementos y así poder contender en futuras elecciones. Ahora se podrá abanderar a cualquiera que tenga el perfil mencionado la semana pasada por el gobernador; sin embargo, no tomó en cuenta en su declaración, la inconformidad priista que expresa la mayoría en sus reuniones, donde señalan que no están totalmente de acuerdo que con pocos días antes del arranque de la precampaña, la cúpula consigne a los candidatos y como siempre, esperando humo blanco que salga del Palacio de Gobierno en Plaza Juárez y ahora de Bucareli.

Aunado a que existe el riesgo de que haya poca pasión por militar en las filas del partido, así como que algunos ya no hagan trabajo político porque no se requiere; situación que a la larga, puede poner en peligro al PRI, debilitándolo y causando desconcierto y decepción en los auténticos elementos priistas. Tampoco han tomado en serio que la oposición Hidalguense con la figura de los independientes, puede cambiar los indicadores en las próximas elecciones, aunado al hartazgo ciudadano en contra de políticos y funcionarios.

Actualmente en Hidalgo, se observa una competencia real y es muy difícil pronosticar carros completos para el PRI, incluyendo que ya no existen las circunstancias del pasado cuando el PRI figuraba casi hegemónicamente con presencia estatal y municipal; además, que ya no tienen la capacidad de implementar la unidad partidista de compromiso real, ya que la mayoría de los dirigentes políticos priistas no obedecen a los acuerdos que están fuera de sus intereses personales y más cuando a unos días les avisan quien abanderará la candidatura y como siempre, acuden a los eventos aplaudiendo y al exterior apoyan a los rivales para presionar al mismo candidato priista.

Aunque el PRI es un instituto político mejor organizado que muchas otras organizaciones y que posee candidatos con mayores posibilidades de ganar con respecto a los candidatos de oposición, han dejado como siempre lo más importante de la incorporación y no toman cartas en quienes defraudaron y pretenden engañar al partido, fingiendo que están dentro y sirven a los que están afuera, generando la guerra sucia, fuego amigo y doble moral, lo cual es propio de muchos de los priistas; en este tenor, el PRI no enfrentará la próxima contienda electoral con actitudes eficientes, sólo logrará la legalidad del proceso y el triunfo de sus candidatos,

De igual manera, al ser autoridad no están dispuestos a escuchar a la ciudadanía, ni teniendo incluso puentes con quienes piensan hacer de Hidalgo mejor, porque ya en el ejercicio de la función pública se olvidan que por encima de eso son un ciudadano más en su comunidad, noción que estima que las expectativas del gobernador son buenas, pero sería mejor analizar de fondo la problemática de los priistas al interior de su partido.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx