DIF Hidalgo combate violencia familiar

El 20 de diciembre de 1993, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ratificó la declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer y en 1999 aprobó el día 25 de diciembre como el ¨Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer”. La violencia es un hecho reconocido como un problema social grave, se entiende como un acto de violencia, basado en la pertenencia al sexo femenino, acto que se produce en la familia y en el ámbito social que van desde la discriminación, la agresión física y/o psicológica de género, pero la violencia contra la mujer no puede identificarse simplemente por el hecho de ser mujer, también tenemos que referirnos a la violencia que se ejerce entre ellas mismas.

Para muchos expertos y psicólogos, se considera éste fenómeno como un problema particular y no un hecho social; el estado de Hidalgo es el que mayor atención ha prestado a la lucha contra la violencia intrafamiliar o violencia doméstica, mostrándose específicamente activo en la consolidación de resolver los problemas adquiriendo compromisos institucionales y legislando por medio de sus diputados en el congreso, a su vez, anunciaron la necesidad de tomar nuevas iniciativas sobre el tema, para erradicar un problema que afecta a más del setenta por ciento de la población hidalguense limitando y conculcando sus más lamentables derechos humanos.

En la actualidad, Hidalgo está en el lugar cinco a nivel nacional y cuenta con estrategias específicas, dirigidas por la presidenta de Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la C. Guadalupe Romero de Olvera, primera dama en el estado, para combatir la violencia contra la mujer, tratando de modificar su legislación por medio de sugerencia enviadas al congreso, incluyendo leyes contra la violencia hacia la mujer, diseñando planes generales y sectoriales para reducir el fenómeno grave que vive el estado, aunado a que está promoviendo campañas de información necesaria y el cómo enfrentarlo para resolver este tipo de problemas.

Estas estrategias van a servir a su vez, para sensibilizar al estado y a la población; no obstante que la crisis social está en la violencia contra la mujer, también existe la violencia contra la infancia, los ancianos y los minusválidos, los cuales representan igualmente grave crisis social, ya que se producen problemas  insoportables para el estado e innecesarios en el ámbito familiar, alterando la vida cotidiana de los hidalguenses.

A pesar de que Hidalgo ha sido uno de los pioneros en esta lucha, la violencia contra la mujer es específicamente vulnerable y sufre más por su condición femenina, aunado a la estricta autoridad paterna, ejercida también por la misma madre y hermanos, así como una educación discriminada que limita sus expectativas vitales; aún habría que sumar otras muchas de menor carácter que van desde mayor autoritarismo paterno y familiar, por eso, la violencia ejercida contra la mujer sea cual sea su naturaleza, está rechazada por la sociedad y debe ser condenada severamente por las leyes.