Conflicto en el congreso de Hidalgo

Evidente en la lógico financiera, las refinerías refuerzan los ingresos de PEMEX y plantea resolver los problemas nacionales verdaderamente graves; nadie discute esta aseveración de que la multiplicación de refinerías en México podrían ayudar a la economía nacional a salir del hoyo de la desconocida crisis financiera que viven los mexicanos, al no aplicar una estrategia sana y clara de los proyectos de las refinerías; la culpa no es del pueblo, sino de los funcionarios públicos por hacer caso a la absurda obstinación de los políticos que insisten en que la crisis de PEMEX depende de la reforma energética, permitir la inversión privada o no, no como una empresa autónoma e independiente, olvidando que la solución es cubrir su mercado nacional de combustible.

El congreso del estado de Hidalgo vive un momento  crítico, aunque se identificó un nuevo conflicto de intereses partidistas en el proyecto de la ampliación y modernización de la refinería de Tula, la existencia de ese eventual conflicto pone en duda la confiabilidad, dado que el gobierno del estado ya no es ajeno a la importancia de la validación de concluir el proyecto, en el cual se determinó que el gobierno federal aún no contempla un presupuesto adecuado para el proyecto a pesar de la urgencia alegando beneficio para México que se materializaría en un menor precio de los combustibles; efectivamente tendrán una disminución importante de concretarse el proyecto.

Además, el gobierno federal no precisó la importancia del tiempo, aunado a la  determinación de que el proyecto no es sólo socialmente rentable para el país, sino también políticamente. En los últimos meses se han producido controversias sobre el tema en el congreso del estado, que no quiere decir que sean graves, tanto en el ámbito social como político y a la fecha, no se han dado cuenta de la protección del medio ambiente urbano y natural.

Tanto los diputados del PAN Guillermo Galán como del PRI Alfredo Bejos y Héctor Pedraza han restado importancia a este tema y la inconformidad de los habitantes de Tula, así como a la crisis económica que sufre el país.

Por el contrario, los diputados panistas recordaron a sus colegas, que hay incumplimiento por parte de presidente de la República para protagonizar y alentar a los hidalguenses que no se va a cumplir el proyecto a pesar de que los gobiernos hidalguenses anteriores y el actual duplicaron su esfuerzo para hacer la refinería en el territorio de Tula, Hidalgo. Los mecanismos aplicados por el diputado Guillermo Galand de alerta, no son más que la oportunidad política alejada de la legislación, debido a que es su obligación ponerlo en la agenda del congreso, lo mismo fue la respuesta de Bejos y Pedraza, al salir a defender a su primer priista de la República, el Lic. Enrique Peña Nieto sin poner en la mesa de diálogo, el cómo puede beneficiar el cumplimiento o no el proyecto de la refinería en Tula,  si es factible la protección del medio ambiente urbano y natural, cual es el aporte de la reforma energética por la construcción de la segunda refinería en Hidalgo y lo más importante: los diputados han olvidado el problema social que puede causar este proyecto y el grave problema de salud que atraerá al pueblo de Tula, pues el conflicto de los diputados en el congreso de Hidalgo, echándose la culpa uno al otro y defendiendo a sus compañeros con o sin razón, lejos de la verdadera tarea que es la legislación.